Las últimas lluvias han reducido el déficit hídrico cerca de un 10%