El cereal mejora mucho gracias a diez días de lluvias casi continuadas