La incertidumbre política condiciona los mercados