La semilla certificada convence con números, y con argumentos de peso, a 400 agricultores en Valladolid