La rusticidad del girasol salva al cultivo en el año más difícil