Europa prevé un descenso en la superficie de siembra y la producción de maíz en España