El cereal salva la primera dificultad pero reclama más agua según zonas