La falta de agua lastra remolacha y maíz en Castilla y León