Hasta 88 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año en la Unión Europea