Para ser más profesionales debemos ser más exigentes