Prescindir del glifosato en España podría suponer la pérdida de 2.100 millones de euros y 5.000 empleos