Se exige un plan ambicioso y global para frenar la Xylella