spot_img

La publicación agraria líder

jueves, diciembre 1, 2022
spot_img
InicioAjo“La sanidad y la buena semilla de nuestro ajo es lo nos...

“La sanidad y la buena semilla de nuestro ajo es lo nos que permite competir con los de China”

Conocer al dedillo un cultivo tan delicado con el ajo ha permitido a Juan José y Leticia Viloria aumentar la superficie hasta las 53 hectáreas

Muchos desvelos y unos gastos de 10.000 euros por hectárea para conseguir un ajo especial, apto para la siembra

La semilla es la primera condición que hay que cumplir para obtener una buena producción de ajo. La segunda es contar con una buena sanidad vegetal, como la que proporciona trabajar a 900 metros de altitud y con un clima de fuertes contrastes como el del páramo vallisoletano.

Así lo señala Juan José Viloria, que junto a su hija Leticia cultiva 53 hectáreas de ajo entre Bahabón y Cogeces del Monte. Su conocimiento de este cultivo complejo y delicado les permite obtener un ajo especial, apto para la siembra.

Su explotación trabaja diferentes variedades para poder escalonar las labores y con el objetivo de atender una demanda muy plural. Porque no se demanda el mismo tipo de ajo en Asturias que en Madrid, ni en Polonia que en Austria.

Son las variedades spring blanco, spring violeta, germidu y garcua. Este año, además, han introducido el ajo asiático temprano.

60.000 kilos de R1

Los pedidos se le multiplican desde distintos puntos de España y Europa a esta empresa familiar, que explica su buena aceptación en el conocimiento del cultivo, pero de forma especial en la semilla. Juan José y Leticia se dejan 5.000 euros por hectárea en R1, de la que este año han puesto 60.000 kilos. Lo que venden es exclusivamente el producto obtenido, sin trampa ni cartón, y de hecho están en trámites de obtener un certificado que acredite el empleo en exclusiva de R1.

Atajar los problemas

Subraya Juan José que el ajo es un producto que puede dar problemas desde el momento de la siembra, a lo largo del ciclo y en el periodo de conservación. De ahí la importancia de conocer el cultivo, saber mimarlo.

Pero, con todo, el principal problema que encuentra es la falta de seguridad en el campo. El pasado septiembre le robaron un camión entero de ajo con destino a Austria. “Perdimos de golpe 56.000 euros”. Sin contar los innumerables robos que se producen a lo largo del año, en los que desaparecen piezas de muy escaso valor pero que suponen un perjuicio enorme para la explotación.

“Si las administraciones no ponen fin a esto, es absurdo que hablen de fijar población en el medio rural”, se queja.

Donde sí se producen avances es en la asignatura del ajo libre de virus. Juan José Viloria colabora con CYL Seed Biotech y la Asociación para la Promoción del Ajo de Vallelado. Este año se han cultivado en la zona 40 hectáreas de este ajo, que va a conseguir salvar el cultivo en Castilla y León.

Ajos de Castilla y León; Ctra. de Campaspero, 9; Bahabón (Valladolid); Tel.: 627 534 744

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img