spot_img

La publicación agraria líder

lunes, diciembre 5, 2022
spot_img
InicioAjoLa selección de variedades, base para el éxito del cultivo del ajo

La selección de variedades, base para el éxito del cultivo del ajo

La mejora genética de las variedades ya no solo tiene que ver con incrementar la producción, también con mejorar la adaptación na distintos ambientes. El I Encuentro Nacional del Ajo se celebrará el miércoles en Segovia

La selección de las variedades y la óptima sanidad de la semilla constituyen la base para enfrentar con éxito el cultivo del ajo. Esta es la propuesta fundamental que presentará el próximo miércoles José Antonio Portela (Estación Experimental La Consulta INTA; Argentina), para adaptarse al cambio climático, en el I Encuentro Nacional del Ajo. La cita es en la Escuela de Capacitación Agraria de Segovia, a partir de las 9:15 horas. Organiza la Asociación para la Promoción del Ajo de Vallelado.

“El rendimiento en el ajo es la resultante de interacciones entre las plantas que conforman el cultivo y el ambiente que las contiene, el que integra a su vez componentes físicos y biológicos. Entre el ingreso de insumos productivos (semillas, agroquímicos, horas de trabajo, herramientas) y la obtención de los productos comerciales media una compleja red de relaciones ecofisiológicas que condiciona el resultado final”, señala Portela. El científico disertará sobre ‘Aspectos prácticos del cultivo de ajo frente a los efectos del cambio climático’

El productor de ajo tiene diversas formas de actuar sobre esas interacciones, buscando obtener los mejores resultados para su sistema productivo. Las técnicas más numerosas y variadas son aquellas que operan directamente sobre el ambiente: rotaciones de cultivos, elección del sitio de producción, labranzas, elección de fecha de siembra/plantación, fertilizaciones, controles de plagas, irrigación, etc.), de manera tal que el ambiente ofrezca las mejores condiciones al cultivo en cada una de sus etapas de desarrollo.

Pero también está la posibilidad de actuar sobre la elección de la variedad a cultivar, lo que multiplica la cantidad de acciones que el productor podrá emprender puesto que distintas variedades pueden requerir distintos ambientes.

“Tener acceso a alternativas varietales es, por consiguiente, uno de los principios agronómicos fundamentales. De aquí, el importantísimo rol que tiene la mejora genética en la obtención de esas alternativas, ofreciendo soluciones tecnológicas probadas y que resulten compatibles con las necesidades de los sistemas de producción locales”, indica el experto.

Tradicionalmente, el mejoramiento genético ha tenido como objetivo prioritario el incremento en el rendimiento total de los cultivos. Sin embargo, en las últimas décadas han cobrado cada vez más relevancia otros objetivos complementarios al del rendimiento, como pueden ser la adaptación amplia a ambientes diversos, la resistencia a estrés, o la eficiencia en el uso de recursos.

“Estos objetivos se vuelven especialmente importantes en un contexto de cambio climático: disponer de alternativas varietales de adaptación más amplia, mayor resistencia al estrés, o más eficientes en el uso de recursos, adquieren hoy enorme relevancia pues es una de las principales formas por las que los ‘ajicultores’ podrán ir adaptándose a las modificaciones que se puedan generar en el ambiente”, apunta.

Inscríbete en el I Encuentro Nacional del Ajo llamando al número de teléfono 983 322 265.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img