spot_img

La publicación agraria líder

domingo, junio 26, 2022
spot_img
InicioCerealEl cereal ya es irrecuperable en muchas regiones de Castilla y León

El cereal ya es irrecuperable en muchas regiones de Castilla y León

Este domingo, en CAMPO 45, os avanzamos más detalles sobre la situación del cereal y el resto de cultivos de la comunidad

El desastre provocado por la sequía -con otoño, invierno y primavera muy secos y cálidos- está a punto de consolidarse. El cereal ya está encañado y espigado en la mayor parte de la Comunidad, con un escaso desarrollo vegetativo y pocas posibilidades de que grane con normalidad. En algunos lugares está incluso secándose.

La improbable lluvia tiene a estas alturas pocas posibilidades de enmendar la crisis. Además. las predicciones mensuales climatológicas de Aemet para las próximas semanas, respecto a la precipitación, no muestran una señal significativa de más o menos cantidad respecto a los valores normales para la época del año. En cambio sí prevén una anomalía cálida en la zona entre 1 y 3 grados.

En este momento crítico para el campo, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, aseguró el miércoles de la semana pasada  que el Ministerio ya estaba tramitando un decreto de sequía para la cuenca del Duero. En la cuenca del Duero hay varios ríos, principalmente el Carrión y el Órbigo, que presentan situaciones preocupantes por la escasez de agua. Milagros Marcos, consejera de Agricultura de Castilla y León, avanzó que desde la región se reclamará “todo lo que sea posible” en favor del agricultor.

El cereal está cada día perdiendo potencial genético, de manera que ya pocas soluciones agronómicas o meteorológicas caben. Las organizaciones agrarias (Asaja, la Alianza Upa-Coag y UCCL) han mostrado su gran preocupación. También demandan a las administraciones que articulen medidas que palíen el desastre económico que se le avecina al productor.

En las comarcas más tardías de Castilla y León, como algunas sorianas, las fincas han acusado algo menos la falta de lluvia, pero es cuestión de pocos días que también sea finalmente una cosecha desastrosa. En otros lugares como Zamora o el sur vallisoletano, por ejemplo, el estado de las plantas es aún peor de lo que aparentan.

Los regantes tampoco se libran esta vez. La carencia de agua en los embalses reduce significativamente las concesiones a cada explotación agrícola, así que hay pocas probabilidades de sacar adelante siembras como el maíz, que a buen seguro reducirá mucho la superficie de sementera esta campaña. Tampoco hay tempero para el girasol.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img