spot_img

La publicación agraria líder

domingo, mayo 22, 2022
spot_img
InicioCerealEl oeste de Castilla y León se prepara para una de las...

El oeste de Castilla y León se prepara para una de las peores cosechas del siglo

La ausencia de lluvias y las altas temperaturas han acabado con las buenas expectativas que había en la cebada y, sobre todo, en el trigo
La adversa meteorología sufrida durante el mes de mayo ha dejado a Salamanca con una de las peores cosechas del siglo, junto a la del 2005 y 2009. La ausencia de lluvias y las altas temperaturas han acabado con las buenas expectativas que había en el trigo y en la cebada, los dos principales cultivos de la provincia. El mal estado de algunos cultivos, junto a la nula primavera de hierba que ha tenido la provincia, ha provocado que este año se haya aumentado la superficie de trigo y cebada que se ha segado en verde para forraje ganadero, con el fin de reducir las pérdidas que se preveía en esas parcelas.

Especialmente grave es la situación que viven los agricultores de una comarca cerealista como Peñaranda, que por segundo año consecutivo tendrán unos rendimientos muy bajos en toda la zona. La mala climatología ha dejado a los cereales muy dañados y las espigas apenas tienen granos viables en esta zona.

La sectorial de cereales de Asaja Salamanca considera que habrá mejor rendimiento en la cebada que en el trigo, sobre todo en aquellas que fueron sembradas temprano, y a las que el calor de mediados de mayo las encontró más granadas. Los agricultores destacaron que el cultivo de cebada está muy irregular, con parcelas que han tenido muchos problemas en el momento de madurar el grano, y otras que presentan condiciones óptimas. En Salamanca se han sembrado esta campaña unas 38.000 hectáreas.

Uno de los factores que destacaron los productores es que este año ha habido menos problemas de hongos en la provincia, lo que permitirá a algunas comarcas tener unos rendimientos ligeramente superiores al año pasado, pese a malas condiciones climatológicas del mes de mayo.

En los trigos, en general, se esperan muy malos rendimientos con un grano mermado en su mayoría y con muy poco peso específico por la ola de calor sufrida en mayo, en pleno proceso de maduración de la espiga. La previsión es que la cosecha sea bastante peor que el año pasado, cuando según los datos oficiales de la Junta de Castilla y León hubo pérdidas superiores al 50% respecto a la media de los últimos años. En Salamanca hay sembradas unas 78.000 hectáreas de trigo, de las que más de 70.000 son en secano, y la previsión más optimista es para la comarca de Salamanca con producciones que no alcanzan los 2.500 kilos por hectárea.
ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img