spot_img

La publicación agraria líder

domingo, mayo 29, 2022
spot_img
InicioCerealEnsayos de cereal, el criterio técnico para elegir la variedad más adecuada

Ensayos de cereal, el criterio técnico para elegir la variedad más adecuada

Itacyl, en el marco de la red Genvce, ha experimentado una campaña más las últimas
semillas desarrolladas. El agricultor tiene en los resultados de estas pruebas una gran ayuda para optar por la simiente que mejor rentabilidad le dará en su explotación
El campo de Castilla y León es cereal. A pesar de que la superficie dedicada la última campaña a estos cultivos disminuyó un 4%. Son todavía 1,8 millones de hectáreas las que maduran sus mieses al sol. Destaca el trigo blando con 864.933 hectáreas y una produción de 2,6 millones de toneladas. La cebada ocupa 739.355 hectáreas para llevar a los graneros 2,1 millones de toneladas. Tanto la extensión de trigo como de cebada fue menor. Por el contrario, la avena ocupó un 23% más de superficie, y el centeno subió un 11%. El trigo blando se consolidó como el primero en superficie, por encima de la cebada. Las siembras se adaptan según la demanda del mercado, siempre en busca de la mayor rentabilidad final.

La producción de cereal de invierno en la región se situó alrededor de 5,8 millones de toneladas, lo que representa un 2% más que la campaña anterior, pero muy lejos de los 7 millones de toneladas obtenidos en 2012/2013, según los datos que maneja el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl). Las causas de estas producciones, un poco por debajo de la media, hay que buscarlas en la heterogeneidad en la distribución de las precipitaciones: abundantes hasta el mes de marzo y escasas en primavera, especialmente en el mes de mayo. Además, durante la primera quincena de este mes se registraron temperaturas muy elevadas para la época del año, que a la postre mermaron los rendimientos. Llovió a comienzos de junio, pero las altas temperaturas de primavera perjudicaron la buena maduración del grano.

Por otra parte, en lo que a la sanidad vegetal se refiere, la campaña fue poco problemática. Bastó con los tratamientos habituales contra malas hierbas y al control de la roya amarilla, especialmente agresiva en algunas zonas, aunque con menor afección que la registrada el año pasado. Los tratamientos preventivos con los productos actualmente existentes en el mercado han servido contra la roya amarilla de manera bastante eficaz, tal como indican en Itacyl.

Pero ahora toca borrón y cuenta nueva. O casi. Hay que volver a sembrar. Siempre sin caer en la rutina de repetir los mismos aciertos y errores. Una vez establecidas las rotaciones es el momento de afinar más, de acertar con la variedad de cereal adecuada para cada terreno. La que más nos va a dejar en la caja una vez que cerremos el saldo de gastos e ingresos.

Los rigurosos ensayos que lleva a cabo Itacyl dan como resultado datos objetivos, que deben ser tenidos en cuenta por el agricultor para decantarse por una variedad u otra. En este sentido, el profesional del campo tiene que poner cuidado en tomar como referencia las conclusiones de las pruebas que se asimilan a las características de sus parcelas.

Centeno híbrido

Las pruebas realizadas por Itacyl incluyen sendos campos de ensayo sobre centeno híbrido en la localidades de Castellanos de Zapardiel (Ávila) con una producción media de 3.225 kilos por hectárea, y en Zamadueñas (Valladolid), donde la media ha alcanzado los 8.134 kilos por hectárea.

En Castellanos de Zapardiel la variedad con mayor rendimiento bono (RAGT Ibérica), con un rendimiento de 3.486 kilos, seguida de KWS Danielo (KWS) y KWS gatano (KWS), con 3.441 y 3.408 kilos respectivamente cada variedad.

Sobre la precocidad en nascencia no hay ninguna variedad de las ensayadas que destaque. Respecto al espigado, las más precoces fueron mephisto (Agrar Semillas) y SU performer (Rocalba). Ninguna variedad es susceptible a las enfermedades observadas.

En Zamadueñas las producciones de centeno híbrido han más que duplicado las de la localidad abulense.
En este ensayo sobresale la variedad nikko (RAGT Ibérica) con 9.143 kilos, por delante de KWS livado y KWS gatano. El testigo Petkus (Agrosa) tiene una destacada precocidad en el espigado. Puede observarse en el gráfico que la gran altura alcanzada por todas las variedades ha provocado un alto grado de encamado, debido principalmente al exceso de abonado y dosis de siembra.

graficos ensayos cereal n29

Cebada de ciclo largo

En los ensayos sobre cebada de ciclo largo realizados por Itacyl en Pesquera de Duero la variedad más productiva ha sido lagalia (LG Ibérica), con 4.803 kilos. El segundo lugar fue para Zerbo (Proseme), que dio 4.738 kilos. Destaca CIB-333 (Semillas Batlle) como la variedad más precoz; también es la menos productiva. Respecto al espigado, el testigo hispanic (Florimod Desprez), y las variedades doblona (Semillas Batlle) y lavanda (Florimod Desprez) son las primeras. Por lo que se refiere al ataque de enfermedades no se detectó ninguna afección en esta localidad vallisoletana.

San Cristobal de la Cuesta (Salamanca) es el campo de experimentación con el resultado más pobre de los cuatro realizados sobre cebada de ciclo largo, con una producción media de 2.995 kilos. El mejor rendimiento fue para el testigo hispanic con 3.836 kilos, seguido por kalea (Florimond Desprez), lagalia (LG Ibérica)y lavanda (Florimond Desprez). Las que tuvieron una nascencia más temprana son pewter (testigo de Agrusa) y CIB-333. Respecto al espigado, destaca la precocidad de doblona, siendo la más tardía CIB-333. En cuanto a la sensibilidad a rincosporiosis, apenas se ven variedades con susceptibilidad, con alguna afección en pewter.

En lo que respecta al ensayo de cebada de ciclo largo de la localidad salmantina de San Cristobal de la Cuesta, el rendimiento más alto fue el de kalea (4.027 kilos por hectárea), no existiendo diferencias estadísticamente significativas con ninguna de las variedades ensayadas, según reseña el equipo investigador de Itacyl. Tampoco hay ninguna variedad que pueda destacarse por su precocidad en la nascencia. En lo referente al espigado, la más precoz fue doblona. La variedad CIB-333 se significó por su susceptibilidad a la rincosporiosis.

Al campo de Zamadueñas le toca el honor de haber sido el más productivo de todos, con una media de 6.390 kilos de grano por hectárea.

La tabla de producción adjunta muestra que no existen diferencias estadísticamente significativas entre las variedades. Destaca zerbo, con un rendimiento de 6.859 kilos. Lavanda (6.645 kilos) y el testigo graphic (RAGT Ibérica), con 6.639 kilos por hectárea ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente. En la parte inferior se encuentra ibaiona (Florimond Desprez) con 5.672 kilos.

Existe homogeneidad en la nascencia. Destaca la precocidad en el espigado que presenta CIB-333. No se observó ataque de enfermedades, pero sí un alto grado de encamado en la mayoría de las variedades experimentadas en estos campos vallisoletanos.

graficos ensayos cereal n29

Avena

El campo de ensayo sobre avena se ha llevado a cabo en Zamadueñas, a partir de las siembras de seis variedades. En los rendimientos se observan diferencias significativas entre unas semillas y otras. Ocupa un lugar predominante la variedad testigo chimene (Agrusa), con 6.657 kilos por hectárea. La de menor rendimiento fue el también testigo previsión (Agrar Semillas), con una producción de 2.692 kilos. Así, la producción media registrada fue de 4.338 kilos.

La gran altura alcanzada por todas las variedades ha propiciado que algunas presenten un alto grado de encamado, destacando en ello prevision y RGT chapela (RAGT Ibérica).

graficos ensayos cereal n29

Triticale

Itacyl puso en marcha durante la pasada campaña dos ensayos para evaluar el potencial de las nuevas variedades de triticale que pueden adaptarse a las características agronómicas y climáticas de la región: en Castrillo de la Guareña y en Zamadueñas. En el primero de ambos no han existido diferencias significativas entre las distintas variedades. El testigo trimour (Florimond Desprez), con 2.081 kilos por hectárea, ha sido el de más rendimiento. El también testigo vivacio, con 1.637 kilos, fue el que menos rindió en el ensayo. Esta variedad ha sido la de mayor altura de planta, al alcanzar un metro de longitud. La media de producción fue de 1.803 kilos.

La producción en Zamadueñas ha sido muy superior a la del terreno zamorano. La media del ensayo alcanza los 8.282 kilos; 6.479 más que en Castrillo de la Guareña.

No existieron diferencias significativas en el volumen de grano recogido. Vivacio (Florimond Desprez), con 8.486 kilos, fue en esta ocasión la variedad con mayor producción, si bien todas las variedades obtuvieron rendimientos elevados. La buena altura de las plantas provocó cierto grado de encamado, especialmente en la variedad amarillo (Disasem). Por otra parte, destacó la precocidad en el espigado de la variedad vivacio.

Trigo blando de otoño

Cuatro han sido las parcelas en las que Itacyl ha sometido a examen las variedades de trigo blando de otoño. En Pesquera de Duero, el trigo más destacado ha sido Lázaro (RAGT Ibérica), con una media de 3.881 kilos por hectárea, seguido por RGT somontano (RAGT) con 3.753 kilos, y sofru (Semillas Caussade) con 3.746 kilos. Respecto a las características agronómicas y fenológicas de cada una de las variedades de trigo blando de otoño en esta localidad, SY alteo (Agrar Semillas)es la que presenta un grado de nascencia más alto.

En el espigado destaca la precocidad de las variedades testigo CCB ingenio (Agrar Semillas) y nogal (Florimond Desprez). Cabe destacar la ausencia de ataque de roya amarilla en todas las variedades de este campo de ensayo, lo que contrasta con lo ocurrido el año anterior en el que aparecieron en esta zona variedades sensibles.

En San Cristobal de la Cuesta, ha obtenido los rendimientos más elevados nudel (LG Ibérica), con una media de 3.160 kilos. Le siguen, sin diferencias significativas, solehio (KWS) y RGT somontano, con 3.012 y 2.831 kilos respectivamente. Los más precoces han sido Arabella (Agrusa), ipon (Florimond Desprez) y SY moissons (Koipesol Semillas). Madiva (LG Ibérica) tiene el espigado más temprano.

La mayoría no presentan ataque de roya amarilla, aunque apareció una escasa susceptibilidad en la variedad CCB ingenio, al igual que en Arabella y nogal (Florimond Desprez) respecto a septoria. En ambos casos la susceptibilidad fue muy escasa.

RGT somontano, con un rendimiento de 6.154 kilos ha sido el trigo blando de otoño más productivo en Cerratón de Juarros. La media ha sido de 4.962 kilos por hectárea.Apenas hay diferencias entre las variedades respecto a precocidad en nascencia. En el espigado destaca Stendal (ISEA), siendo Alhambra (LG Ibérica) la de espigado más tardío.

Las parcelas de Zamadueñas fueron las más productivas de todos los ensayos, con una media de 8.731 kilos por hectárea. Sofru, con 10.598 kilos, obtuvo el rendimiento más alto, seguido de RGT bambú (RAGT), con 10.080 kilos. No se observó precocidad en la nascencia en ninguna de las variedades. Cabe señalar la ausencia de ataque de enfermedades, especialmente en roya amarilla. Los tratamientos aplicados fueron muy efectivos.

graficos ensayos cereal n29

Trigo duro

Los terrenos burgaleses de Cerratón de Juarros y los vallisoletanos de Zamadueñas fueron los elegidos para testar las variedades de trigo duro. Olivadur (RAGT Ibérica), con 4.572 kilos, ha sido la variedad con mayor producción. No hay diferencias en la nascencia, aunque sí sobresale por fecha más temprana de espigado el testigo amilcar (Semillas Guadalquivir). En cuanto a enfermedades, no se observa susceptibilidad a roya amarilla. En septoria sí aparece susceptibilidad en la variedad simeto (Proseme), y en menor medida en Marco Aurelio (Syngenta) y Massimo Meridio (Agrar Semillas).

En Zamadueñas Destacan, en cuanto a rendimiento, los testigos avispa (LG Ibérica), con 8.056 kilos, y simeto (Proseme); 7.962 kilos. No se observó ataque de enfermedades, hubo homogeneidad en la nascencia y sí se constató (como puede verse en la tabla) alguna diferencia en cuanto al espigado, con una fecha media del 2 de mayo. No se apreció ninguna variedad encamada.

graficos ensayos cereal n29

Trigo blando de primavera

Zamadueñas ha acogido las pruebas realizadas por Itacyl con las variedades de trigo blando de primavera, que han arrojado una producción media de 6.780 kilos por hectárea.
Entre las ocho variedades sembradas, el primer puesto por volumen productivo fue para LCS-star (LG Ibérica), que ha dado en la báscula 7.308 kilos. 08THES2162 (INIA- ITA- IRTA- IFAPA), con 7.123 kilos ocupó el segundo lugar, mientras que RGT cosaco (RAGT Ibérica) fue el tercer trigo con 7.109 kilos. Las variedades fueron muy homogéneas en lo referente a fecha de nascencia y espigado. Por otra parte, no se observaron ataques de enfermedades en los cultivos.

graficos ensayos cereal n29

Cebada de ciclo corto

También ha sido Zamadueñas el lugar en el que Itacyl ha ensayado las variedades de cebada de ciclo corto. En lo referente a producción, destacan las variedades odissey (LG Ibérica) y sanette (Syngenta), con 8.249 y 8.224 kilos por ha, respectivamente. Se han constatado diferencias estadísticamente representativas con pewter (Agrusa) y sunshine (Josef Breun). La producción media del ensayo ha sido de 7.481 kilos, con el 8 de mayo como fecha media de espigado.

Existe homogeneidad en la nascencia entre la docena de variedades experimentadas, al igual que sucede con la fecha de espigado. Por otra parte, no se han observado ataques de enfermedades, ni tampoco encamado del cultivo.

graficos ensayos cereal n29

Un 30% menos en la parcela

Los campos de ensayo de variedades realizados por Itacyl han tenido lugar durtante la campaña pasada en las localidades de Pesquera de Duero (Valladolid), Zamadueñas (Valladolid), San Cristóbal de la Cuesta (Salamanca), Cerratón de Juarros (Burgos), Castellanos de Zapardiel (Ávila), y Castrillo de la Guareña (Zamora), todas ellas incluidas en la zona agroclimática fría.

En todos los ensayos, el diseño experimental es de bloques completos al azar con cuatro repeticiones. La parcela experimental tiene una superficie de doce metros cuadrados. La densidad de siembra está entre 425 y 450 semillas por metro cuadrado en cebada y trigos. Las variedades ensayadas están registradas en el catálogo español o comunitario o se benefician de un registro provisional.

Las variedades cuyo nombre aparece en los cuadros que recogen los resultados de los ensayos seguidas de la letra (T) son las variedades tomadas como testigos, y las variedades que aparecen seguidas de las letras (RC), se refieren a que se encuentran inscritas en registro comunitario. El índice de producción de los testigos es 100, que se calcula sobre la media de las variedades testigo en cada ensayo, y en función de este valor se obtiene el índice de todas las demás variedades ensayadas.

Los ensayos se han realizado siguiendo las prácticas culturales de la comarca en la que se emplazan. En la ‘ficha 1’ (en la última página) están las dosis de siembra, el cultivo precedente, la fertilización, el uso de fitosanitarios y las fechas de siembra y recolección locales.

Para llevar los datos de la experimentación a la escala de una parcela, hay que reducir las producciones entre un 20% y un 30% aproximadamente.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img