spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, mayo 18, 2022
spot_img
InicioCerealLa semilla certificada garantiza al agricultor la mejor calidad, una trazabilidad y...

La semilla certificada garantiza al agricultor la mejor calidad, una trazabilidad y la sanidad del cultivo

Más de 150 agricultores y profesionales del sector asistieron este sábado a la Jornada de Cereal organizada por CAMPAL y la publicación CAMPO durante la celebración de la destacada feria Salamaq, en el Recinto Ferial de Salamanca

La empresa Campal y la publicación agraria CAMPO celebraron en Salamanca este sábado una Jornada Técnica de Cereal dedicada especialmente a dar a conocer a agricultores y profesionales del sector en Castilla y León cuáles son las características de la semilla certificada, todo lo que puede aportar al cultivo y también las razones por las que escoger el uso de esa, en vez de otras semillas adquiridas de forma ilegal, favorece la investigación de nuevas variedades que generen mayor productividad y sean más rentables para el agricultor.

La jornada tuvo lugar en el Recinto Ferial de Salamanca, coincidiendo además con la celebración de la destacada Feria del Sector Agropecuario Salamaq, que se prolongará hasta el próximo 8 de agosto.

El jefe del área Selección y Certificación de Semilla de Campal, José Vicente Alcántara, expuso a las más de 150 personas que asistieron a la jornada, cuáles son las pautas clave a seguir para conseguir una mayor rentabilidad en el cultivo de cereal, que pasan “primero por realizar una buena implantación y después llevar a cabo unas labores y siembra correctas”.

Además, incidió en la importancia de escoger la variedad de semilla correcta, al tiempo que explicó que es la semilla certificada la que aprueba la Administración y por tanto “cuando la compráis en Campal sabéis que cumple con los requisitos adecuados y se elige la variedad según diferentes parámetros para mantener la calidad”.

Alcántara señaló que la elección de las variedades “influye en la rentabilidad de un cultivo, por lo que hay que tener en cuenta distintos aspectos”, como el terreno, la zona donde se encuentra, el sistema de cultivo o las características de los productos que se quieran obtener. También la fecha de la siembra o la resistencia a enfermedades son otras de las características a valorar antes de comprar la semilla, que es tan solo uno de los costes de producción que tiene el agricultor, por lo que es una decisión que se debe estudiar.

El 22% de semilla usada es certificada

Otra de las conferencias de la jornada fue la ofrecida por Javier Álvarez, de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE), quien mostró de forma clara la dureza de las sanciones, económicas y de prisión, para quienes no utilizan las semilla certificada o el reempleo de semillas por parte del mismo agricultor. “Tan solo el 22% de la semilla que se usa es certificada, un 30% de reempleo y casi un 50% es otro tipo de semillas, las cuales no aportan ni contribuyen a la investigación de nuevas variedades”, tal y como aseguró Álvarez, quien mencionó que pueden provenir del intercambio entre agricultores, la venta de semillas que no son certificadas o de agricultores ‘piratas’.

Además, Javier Álvarez quiso destacar la importancia de la mejora genética “que desde los años 50 del siglo XX ha logrado que el agricultor consiga duplicar los rendimientos de cultivos”, unos resultados en los que también han influido la mecanización, la fertilización y los fitosanitarios. “La mejora genética aporta variedades que resisten a plagas, mejoran la calidad, son fáciles de mecanizar y mejoran el rendimiento, por tanto más producción y más calidad”, como resumió.

“Investigar no es gratis y hay que invertir para seguir mejorando”, lo que se manifiesta en un proceso largo y costoso que en el sector del cereal llega a suponer casi un millón de euros por cada nueva variedad que sale al mercado. Así, Álvarez sentenció su ponencia advirtiendo que “si no se juega limpio podemos entrar en un colapso del sistema y además perder la seguridad en la calidad de los cultivos”.

Por su parte, Ángel Expósito, de la empresa de semillas RAGT, avanzó las variedades para la nueva campaña, reseñando un nuevo producto en el que la compañía lleva trabajando dos años y que podrá mejorar la productividad en unos 400 kilogramos más por hectárea. “Estamos muy vinculados siempre con la distribución y los agricultores” para mejorar la rentabilidad de cada cultivo, según afirmó este responsable de RAGT, empresa líder en trigo blando en Europa.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img