spot_img

La publicación agraria líder

jueves, diciembre 1, 2022
spot_img
InicioCerealLos híbridos siguen demostrando su gran potencial productivo

Los híbridos siguen demostrando su gran potencial productivo

Son adecuados para zonas áridas, donde no se alcanzan buenos rendimientos. Su raíz profunda y su rusticidad han hecho que este año alcancen los 5.900 kilos
Tras una campaña agrícola complicada, donde la primavera escasa en lluvias ha determinado el 90% del rendimiento del cereal, toca ahora valorar el papel que ha tenido la semilla en muchos casos.

Nos hemos fijado en dos zonas de España donde la calidad del suelo se caracteriza por ser de las peores del país. Nos referimos a la comarca de Aliste (en el límite geográfico entre Zamora y Portugal) y a la comarca Hoya de Teruel (donde se encuentra la capital más pequeña de Aragón y la menos poblada).

Situadas en estas dos comarcas nos encontramos dos municipios donde algunos agricultores luchan contra ‘lo establecido’ y la tradición, intentando introducir una ‘cultura’ de la innovación.

El primero de ellos es Alcañices, que se caracteriza por estar ubicado en suelos del tipo Xerochrept (el 89% de la comarca tiene este tipo de suelos): profundos (100-150 centímetros), con bajo contenido de materia orgánica, pH ligeramente ácido y textura franco-arenosa.

En esta comarca se cultiva principalmente trigo, centeno, avena y forrajes.
A pesar de este panorama, existen agricultores, como Antonio Piriz y su hijo Álvaro, que desde hace varios años han apostado por introducir nuevos cultivos, como es el centeno híbrido, en contraposición a lo que vienen sembrando otros agricultores de la comarca, que se centran en cultivar trigo Barbilla o centenos del país, donde apenas se consiguen rendimientos. En años buenos, este tipo de trigo puede llegar a dar 1.800-2.000 kilos por hectárea, mientras que, según Álvaro, con el centeno híbrido han llegado a cosechar 5.000 kilos.

Su raíz profunda y su rusticidad han hecho que este año, que no ha sido nada bueno para el cereal, haya conseguido los 5.900 kilos por hectárea con la variedad Hellvus, empleando solo 50 kilos por hectárea, siguiendo al pie de la letra las instrucciones de la empresa semillista. Estos resultados permiten a Antonio y Álvaro mejorar la rentabilidad de la explotación e invertir en maquinaria más actual, que les permitirá ampliar su explotación para tener un futuro más próspero.

El segundo de ellos es Corbalán, que también se caracteriza por estar ubicado en una comarca donde predominan los suelos del tipo Xerochrept (en el 67% de la superficie), iguales a los que encontrábamos en la comarca zamorana.

En estas condiciones tan malas a 18 kilómetros de Teruel, donde se encuentra Corbalán, Miguel Ángel Dolz ha sembrado este año por primera vez centeno híbrido Hellvus y ha quedado sorprendido del comportamiento de este nuevo desconocido hasta entonces para él. Tal fue su asombro que no pudo resistirse a llamar a los técnicos de la empresa semillista para que vieran el cultivo justo antes de la cosecha.

Al igual que el agricultor zamorano, Miguel Ángel ha conocido una forma de obtener rentabilidad en la siembra de cereal, que hasta entonces no tenía. Satisfecho de haberlo logrado, tiene pensado sembrar en la próxima campaña unas 100 hectáreas de centeno híbrido.

En definitiva, en ambos casos hemos podido constatar cómo un nuevo cultivo puede hacer cambiar el presente y futuro de muchas explotaciones, especialmente las ubicadas en zonas áridas y pobres donde el cereal convencional no es capaz de aportar los rendimientos necesarios para superar los costes y generar beneficio.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img