spot_img

La publicación agraria líder

martes, junio 28, 2022
spot_img
InicioCerealRecomendaciones para evitar incendios y no incurrir en negligencias

Recomendaciones para evitar incendios y no incurrir en negligencias

Iniciada la época de la siega, UCCL Segovia y el Ministerio de Agricultura informa de los requisitos a tener en cuenta para evitar incendios
Fotografía: Campo tras un incendio.

Ante el inicio de la temporada de siega de cereal, la Unión de Campesinos de Segovia (UCCL) realiza algunas recomendaciones a los agricultores para evitar incendios en la medida de lo posible.

En época de peligro alto, para poder usar cosechadoras en las áreas rústicas situadas en una franja de 400 metros alrededor de montes, hay que establecer un plan de vigilancia que cumpla las siguientes condiciones:

• La cosechadora deberá estar dotada de matachispas.
• Dejar de cosechar cuando la temperatura sea superior a 30 ºC y la velocidad del viento supere los 10 km./h.
• Disponer al menos de una persona que se mantenga alerta mientras se cosecha y esté atento a las pasadas de la cosechadora por si se inicia fuego.
• Situar personal suficiente a juicio de los Agentes Forestales o Medioambientales, para sofocar los posibles conatos de incendios provisto de útiles de extinción que como mínimo serán 2 mochilas extintoras de entre 15 y 20 litros en perfecto estado y llenas de agua y 2 batefuegos; además contará con al menos un extintor adaptado al tipo de maquinaria que se va a utilizar.
• La persona responsable del uso de la maquinaria que en su funcionamiento genere fuego tendrá que estar en contacto con el Agente Medioambiental de la zona y estar localizable en cualquier momento del desarrollo de la actividad.

Asimismo se recomienda disponer de un tractor y de unas gradas, reducir la velocidad de avance en terrenos pedregosos o con pendiente y elevar la plataforma de corte y realizar la cosecha del cereal avanzando en contra del viento.

En parcelas situadas a menos de 100 metros de una masa forestal cuya extensión sea superior a 5 ha, se deberá realizar, después de la cosecha, una labor perimetral de anchura mínima de 3 metros, salvo en los lados colindantes con la masa forestal, donde la anchura alcanzará los 9 metros. La labor deberá realizarse antes del 10 de septiembre. En su realización han de tomar medidas preventivas suficientes para evitar provocar un incendio y han de disponer de medios de extinción suficientes para sofocarlo si accidentalmente se produce.

UCCL Segovia también recuerda que en la actividad apícola sólo se puede usar el fuego al emplear ahumadores cumpliendo las siguientes condiciones:

• El asentamiento apícola ha de contar con una faja cortafuegos perimetral libre de vegetación susceptible de propagar el fuego de 3 metros de ancho.
• Contar con una mochila de 16 litros, como mínimo, llena de agua y un extintor tipo ABC.
• El ahumador se portará en un recipiente metálico con un mecanismo hermético que facilite su extinción definitiva una vez concluida su actividad; además deberá encenderse dentro del citado recipiente y permanecerá en él siempre que no se esté utilizando.

Extremar precauciones

El Ministerio de de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el inicio de la campaña de verano, quiere concienciar a la sociedad del daño que producen los incendios forestales, y el importante papel que juegan los códigos de conducta y hábitos en la prevención de estos siniestros.

Para ello ha elaborado unas recomendaciones fundamentales, para extremar al máximo las precauciones en aquellas actividades que pudieran provocar el inicio de un incendio.

A este respecto, el Ministerio recuerda que el 95% de los incendios forestales se deben a la acción humana. Descuidos o despistes, imprudencias, falta de atención, irresponsabilidad o su provocación de forma intencionada, son las principales causas de los fuegos que se producen España todos los veranos.

Para su extinción, el Ministerio dedica cada año importantes recursos económicos, materiales y humanos, y recuerda que «resulta fundamental la colaboración de todos los ciudadanos, en el convencimiento de que la mejor estrategia para actuar contra los incendios forestales es, sin duda, evitar que se produzcan».

En la quema de rastrojos, el Ministerio recuerda que se debe solicitar la autorización necesaria y, en todo caso, evitar la quema en días de viento fuerte o de sequía. Si se realiza esta actividad, se debe vigilar la quema y no abandonarla hasta no estar seguro de que esté totalmente apagada.

También se debe solicitar autorización en las quemas para la limpieza de los montes, que sólo se podrán realizar en los periodos autorizados y nunca en días de viento o sequía.

Dentro de las viviendas, es conveniente instalar matachispas en las chimeneas y evitar en los jardines la excesiva frondosidad y vegetación seca. Asimismo, se recalca la importancia de mantener siempre limpios los tejados y las chimeneas. Al mismo tiempo, conviene recordar que, en las proximidades de zonas forestales y en épocas de riesgo, no se deben emplear motosierras, desbrozadoras, soldadores, sierras radiales o herramientas que puedan provocar chispas y, por lo tanto, incendios.

En el caso de que un ciudadano participe en la extinción de un incendio forestal, el Ministerio recomienda no trabajar nunca aislado y ponerse siempre a las órdenes de la autoridad competente. Indicar que, cuando un avión va a lanzar agua, hay que procurar protegerse y alejarse de su trayectoria. También es importante apuntar que no se debe arrojar agua a los cables eléctricos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img