spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 27, 2022
spot_img
InicioColzaBuen ambiente de colza en Castilla y León, con el agricultor esperanzado...

Buen ambiente de colza en Castilla y León, con el agricultor esperanzado en que llueva lo suficiente

“Quizás existan mayores pretensiones a la hora de optar por la siembra de colza, sobre todo en secano, a la vista de los buenos resultados conseguidos en esta última campaña”, confían en ACOR sobre la campaña que arranca estos días.

De todas formas, advierten de que “hay que ser realistas y ser conscientes de que ese posible incremento de siembras vendrá condicionado por el tiempo de las próximas semanas”, a la espera de que haya alguna precipitación que pueda apoyar, ya no la nascencia, sino la preparación del terreno. En algunas zonas de Castilla y León tienen la ventaja de haber podido aprovechar ya las tormentas del verano para realizar las labores preparatorias del terreno, y se encuentran a la espera de terminar de acondicionar las parcelas.

Así, en la cooperativa confían en que se produzca un incremento de superficie, más bien en secano, pero con la particularidad de que acompañen las condiciones climáticas.

El periodo ideal de siembra es el mes de septiembre. Se podría incluso llegar a sembrar en la primera quincena de octubre, pero esto puede conllevar ciertas repercusiones en cuanto al desarrollo del cultivo o aumentar el riesgo por fenómenos meteorológicos adversos. Aun así, en secano habrá que esperar lógicamente a la entrada de precipitaciones que faciliten la nascencia e implantación. “No podemos establecer unas necesidades concretas, puesto que depende de distintos factores previos y posteriores a la siembra, pero por precisar algo estarían en torno a 20 litros por metro cuadrado”, concretan en ACOR.

Además, y sin ser una recomendación como tal pero si una opción más efectiva para la siembra en secano, se podría barajar realizar la siembra interlínea o monograno con máquinas neumáticas de precisión. Con esta práctica conseguimos que, con bajas precipitaciones, se aumente la posibilidad de implantar el cultivo, y que nos sirva de apoyo al control de las malas hierbas, en caso de baja efectividad de los herbicidas aplicados, o bien que incluso podamos prescindir de dicha aplicación y eliminar las hierbas mediante una escarda mecánica.

“La colza está en la rotación. El agricultor tiene ganas de sembrar, pero todo depende de que llueva o no”, opina José Luis Sanz, responsable comercial de Iberia Norte Euralis. Piensa que la superficie puede mantenerse la misma que el año pasado, incluso aumentar. El tiempo atmosférico tiene la palabra.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img