spot_img

La publicación agraria líder

domingo, mayo 22, 2022
spot_img
InicioColzaSoluciones innovadoras en la colza: tecnología Clearfield

Soluciones innovadoras en la colza: tecnología Clearfield

La obtención de variedades tolerantes a las imidazolinas posibilita la lucha contra malas hierbas de la misma familia que la colza desde los primeros estadios del cultivo. Al no ser
necesario incorporar herbicida resulta especialmente interesante para la siembra directa

Fernando Garrachón, Marketing de Cultivos de Euralis Semillas

Con un plan de mejora genética en colza iniciado hace más de 30 años, y siendo la primera empresa en lanzar la tecnología híbrida en Francia, en la actualidad, seguimos una estrategia de investigación combinando tecnologías de laboratorio del más alto nivel (doble haploide y selección asistida por marcadores moleculares), con una amplia red de experimentación en campo.

Es precisamente esta extensa red de experimentación de más de 60.000 parcelas, repartida por diez países europeos la que nos permite valorar, en más de 4.000 híbridos por año, el incremento de rendimiento y la estabilidad del híbrido bajo diferentes condiciones.

Es nuestro compromiso con los agricultores, el que ha hecho a Euralis Semillas presentar una solución innovadora de investigación en colza en esta campaña, por primera vez en España; una variedad Clearfield de colza de invierno.

Con tolerancia a las imidazolinas

El sistema de producción Clearfield, ya conocida por muchos de los agricultores castellanoleoneses en cultivos como el girasol, se fundamenta en la obtención de una variedad por métodos tradicionales de selección, no modificada genéticamente, que es tolerante a las imidazolinas.

Por tanto, admite la aplicación de materias activas pertenecientes a esta familia más todas aquellas autorizadas en el cultivo de la colza, consiguiendo así un mayor control de malas hierbas que con una variedad convencional no Clearfield.

Esta tolerancia a las imidazolinas no existe de forma natural en la colza. Por lo tanto, la aplicación de una materia activa de esta familia a una variedad no Clearfield implicaría el control o muerte de la colza de una variedad convencional.

Si analizamos esta tolerancia de una colza Clearfield podemos apreciar en primer lugar -si bien no es una práctica que recomendemos- que podemos sembrar colza sobre colza, de manera que el rebrote de la colza anterior lo podríamos controlar si nueva siembra es de una variedad tolerante Clearfield.

En segundo lugar, el sistema de producción Clearfield nos permitirá el control de malas hierbas pertenecientes a la misma familia que la colza (crucíferas). Se trata de malas hierbas que son un serio problema, y que en algunos casos hace que ciertas parcelas no sean adecuadas para esta siembra. En este grupo incluiríamos hierbas conocidas coloquialmente como ‘amarillas’ o ‘rabanizas’, tan extendidas por tierras de Castilla y León.

Otros beneficios que podríamos encontrar, adoptando la dinámica de producción Clearfield se deben a:

Su forma de actuación, del herbicida (por hoja y raíz). El imazamox actúa en las malas hierbas por contacto directo a través de las hojas y por la raíz debido a su persistencia en el suelo. Es por esto, que una aplicación temprana en primeros estadios de la mala hierba permitirá un buen control inicial por contacto y su persistencia en el suelo controlará las malas hierbas que podrían surgir con en momentos posteriores.

Momento de aplicación del herbicida (una vez nacida la colza). Nos permite centrarnos en la labor de siembra y realizar el tratamiento herbicida una vez que apreciemos la correcta nascencia del cultivo, habiendo salvado quizás el momento más delicado del cultivo de la colza como es la implantación.

La no necesidad de incorporación de herbicida. Este aspecto puede resultar muy interesante para aquellos agricultores que deseen sembrar colza, por ejemplo, en siembra directa. Este medio de producción veía en ocasiones muy condicionada la utilización de algunas materia activas al no poder incorporar superficialmente el producto, viendo de esta forma limitada su efectividad.

Otro factor a sopesar es la alternancia de materias activas con la consiguiente reducción de resistencias.

La dinámica de cultivo Clearfield, es un claro ejemplo de un enfoque global en el que empresas obtentoras de semillas y compañías de protección de cultivos trabajan en común en la búsqueda de soluciones a problemas existentes.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img