spot_img

La publicación agraria líder

sábado, octubre 1, 2022
spot_img
InicioCooperativasAcuerdo entre ganaderos e industria en el precio de la leche de...

Acuerdo entre ganaderos e industria en el precio de la leche de oveja

Los productores de leche de oveja de Castilla y León han firmado un nuevo contrato con industria para los próximos 6 meses, que establece un precio por grado de 9,6 céntimos

Ya hay acuerdo entre las cuatro organizaciones de productores de leche de oveja y la industria. Ha sucedido tres meses después de que los ganaderos decidieran no firman los contratos por unas condiciones que les hacían “perder dinero”.

El nuevo contrato, que abarcará lo que queda de año, incluye un precio de la leche de 16 pesetas (9,6 céntimos) por grado. Unas cifras que contrastan con las vividas entre 2016 y 2018, cuando la leche se cobraba entre los 62 y los 65 céntimos.

“Nos hemos puesto de acuerdo con la industria, aunque es un acuerdo entre comillas; hemos conseguido lo mejor que se podía teniendo en cuenta las circunstancias”, explica Isidoro Torío, presidente de la Organización de Productores de Leche de Oveja de Castilla y León (Opecyl).

Todos los años se firmaban los acuerdos, pero este año se habían negado porque “llevaban al productor a la ruina”. Todo debido al aumento en los costes de producción por la agresión a Ucrania, y que ha reducido el margen de maniobra.

Para el ganadero el coste de la energía se ha incrementado, como para todos los sectores, pero el principal gasto reside en la alimentación animal. “Los forrajes están imposibles; no va a haber”, denuncia Torío.

Para el ganadero, el problema en la cadena no radica tanto en la industria, sino en los distribuidores, los supermercados e hipermercados, que no están dispuestos a pagar más y a repercutirlo al consumidor. “Piensan que, si suben el precio, van a vender menos”, señala Torío.

Racionalizar el trabajo en beneficio del ganadero

La puesta en marcha de Opecyl, constituida para ordenar el sector y hacer frente a un panorama casi desolador, con un valor de la leche que se había desplomado el 25% en apenas tres años, quería poner fin al imparable proceso de desaparición de explotaciones.
Una de las claves de su trabajo reside en la racionalización de las rutas de recogida. Que pasaran varios camiones por diferentes granjas de un mismo pueblo era algo que iba contra el sentido común y que contradecía el criterio de la rentabilidad, que ha primado en esta reorganización. Pero esa eficiencia no es una ley absoluta y desde la OP se apuesta por “no dejar fuera ninguna explotación”, de acuerdo con un espíritu de equidad.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img