spot_img

La publicación agraria líder

sábado, junio 25, 2022
spot_img
InicioEditorialUn verano agridulce

Un verano agridulce

Máximo Gómez. Director.

Despedimos el verano con un sabor agridulce. Si la vuelta a la nueva normalidad nos dio un respiro tras la bendición ‘urbi et orbi’ de nuestro presidente del gobierno, el transcurso de los días nos ha devuelto a una cruda realidad de la que todos habíamos escapado por este tiempo. Nadie fue capaz, ni siquiera el mismísimo Simón, de pronosticar qué sería de nosotros durante estos meses.
Pero esta maldita pandemia que parece no tener fin no ha sido excusa, ni lo será, para que este sector imprescindible pare su actividad y cometido: producir alimentos seguros y de calidad.

El 9 de septiembre celebrábamos, sin pena ni gloria, el Día Mundial de la Agricultura, una jornada que pretende rendir homenaje a los hombres y mujeres del campo. A esta profesión tan antigua y noble caracterizada por la tierra, el agua, el aire y el sol. Un día que debería servir para recordar a todos la importancia que tiene el sector y los retos que debe afrontar a escala global, como la adaptación al cambio climático y los nuevos hábitos de consumo.

Ahora más que nunca necesitamos una PAC fuerte, sin recortes, dirigida a los profesionales del campo. De momento todo seguirá igual, pero todo apunta a que la nueva PAC será un punto y aparte; al menos así lo decía el ministro Planas hace apenas unos días. Pocos experimentos con las cosas de comer.

Otro cantar son los precios, la Ley de la Cadena Alimentaria y las promesas y discursos de precios justos que nunca llegan, campaña tras campaña, cultivo a cultivo. Ya está bien.

En fin, se acaba un verano triste, que no olvidaremos nunca, de contagios y cuarentenas, de responsabilidad y cuidado. Un verano sin fiestas, sin toros, misas y procesiones, sin meriendas en la peña, sin vivas a la Virgen y sin baile en la plaza. Una realidad dura que insiste en quedarse y a la que solo de nuestra responsabilidad parece depender. Ahí lo dejaremos porque el tiempo apremia y ya está llamando a la puerta una nueva sementera, que como todas viene pidiendo agua. Mucho trabajo en el campo de Castilla y León, que recoge y recogerá sus cosechas otro otoño más, con la incertidumbre de los precios y mercados, que con Covid o sin ella siempre buscan el mismo pagano.

Mucha suerte y salud para todos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img