spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioEmpresasAlta eficiencia y ahorro energético en la agricultura

Alta eficiencia y ahorro energético en la agricultura

¿Sabías que el aumento del consumo energético en España ha duplicado el crecimiento del IPC? Un hecho verdaderamente insostenible. De nuevo, la situación se agrava cuando comprobamos que este crecimiento está sustentado en gran medida por los combustibles fósiles.

Es decir, el agotamiento de la energía es lo que hace que el sistema energético español dependa en un 80% de factores incontrolables, como las lluvias.

Por esta razón, el sector agrícola ha recibido mucha atención. El Instituto de Diversificación y Conservación de la Energía trabaja todos los días para implementar medidas de ahorro de energía para reducir el impacto negativo del aumento del consumo de energía en el sector agrícola.

En la noticia de hoy, queremos resumir las acciones clave recomendadas por el IDAE y el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para que puedas beneficiarte de un ahorro energético real en tus cultivos.

¿Qué significa ahorro de energía?

La conservación de la energía o la eficiencia energética es una práctica destinada a reducir el consumo energético. La clave está en optimizar el uso de la energía, aprovechando el mismo consumo o incluso potenciando para generar más bienes y/o servicios.

Según diferentes datos, el consumo energético relacionado con las actividades agrícolas supone el 3% del consumo final de energía en España. A su vez, el porcentaje del consumo energético realizado por los propios agricultores se distribuye de la siguiente manera: el 23% se destina a maquinaria, el 15% a agricultura de regadío y el 23% restante a fincas.

Las conclusiones finales de este informe se han reflejado en las medidas de eficiencia energética agrícola que detallamos seguidamente.

Medidas de ahorro y aumento de la eficiencia energética agrícola

Tal y como afirma un estudio del IDAE, “En base a las condiciones actuales, las proyecciones de la evolución del consumo, la distribución de sus actividades y el estado de la tecnología, un conjunto de medidas a favor de la conservación y eficiencia energética, el agua la eficiencia y la eficiencia ambiental”.

Las acciones clave que impactan directa y significativamente en el índice energético del sector, con foco en herramientas económicas, regulatorias y de comunicación, son las siguientes:

Sistemas de información y formación técnica en eficiencia energética.

Para incentivar cualquier cambio, debes comenzar por cambiar los hábitos aprendidos. Para lograr esta misión, es muy útil estar al tanto de documentos y manuales especializados en eficiencia energética.

Programa de Modernización de la Flota de Tractores Agrícolas.

Si queremos aumentar la eficiencia y ahorrar energía, debemos promover la compra de tractores que consuman menos gasóleo a lo largo de su vida útil y, por tanto, sean más eficientes.

Asimismo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Ganadería y otras entidades cuentan con programas, ayudas y subvenciones para premiar a los agricultores que compran tractores nuevos y aseguran la eficiencia energética en sus tierras.

Instalar sistemas que promuevan la agilización del riego.

Poner en marcha una serie de iniciativas para promover la implantación de sistemas de riego eficientes y sustituir los que no. En otras palabras, el objetivo es reubicar la agricultura de regadío en otros sistemas de riego localizados para aumentar la eficiencia del agua en las fincas.

Otras medidas de ahorro energético relevantes y mejora de la eficiencia

Aplicaciones de las energías renovables en la agricultura, mejora del aislamiento, gestiones climáticas en la construcción de invernaderos, uso eficiente de fertilizantes, técnicas de agricultura de precisión.

Las consecuencias del ahorro de energía y la apuesta por una agricultura sostenible son sinónimo de reducción de costes operativos, optimización de la productividad y mejora de la logística de las operaciones agrícolas, repercutiendo en una reducción de las horas de trabajo.

Centrándonos en la gestión climática de la construcción de invernaderos, podemos decir que la innovación de una instalación de aerotermia para invernaderos es una apuesta segura  y eficiente en todos los sentidos.

La aerotermia es un sistema climático que está en auge y permite aprovechar la energía del aire mediante el intercambio de calor, convirtiéndola en calefacción, refrigeración o agua caliente mediante un único dispositivo.

Este sistema trabaja en consonancia con las energías renovables. No contamina y reduce significativamente las emisiones de CO2, ofreciendo una alta rentabilidad y ahorrando un 75% en el recibo energético correspondiente.

Si queremos experimentar un mayor ahorro, basta con combinar el sistema de aerotermia con placas solares  y la eficiencia energética del invernadero será del 100×100.

Con esta combinación, nuestro invernadero puede alcanzar un rendimiento del 350%, que es de 3,5 kWh térmicos por 1 kWh eléctrico consumido en condiciones de diseño (temperatura exterior inferior a 35 ºC en verano y superior a 5 ºC en invierno).

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img