spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioEmpresasEficiencia y sostenibilidad en instrumentos de medición agrícola

Eficiencia y sostenibilidad en instrumentos de medición agrícola

La eficiencia y la sostenibilidad son, hoy en día, dos de los grandes retos para el sector agrícola. La necesidad de hacer un uso racional de los recursos, por un lado, y la de ahorrar costes, por otro, están obligando a tomar medidas para adaptarse a los nuevos tiempos.

De hecho, recientemente el Gobierno de España ha aprobado una inversión de 345 millones de euros hasta 2023 para fomentar la competitividad y la modernización del sector agrícola y ganadero. Esta iniciativa se incluye en un ambicioso plan para facilitar un cambio en el modelo de producción con vistas a mejorar la “sostenibilidad en términos medioambientales, económicos y sociales”.

A pesar de que cualquier mejora implica una inversión a veces importante, la ventaja es que, en la situación actual, eficiencia y sostenibilidad caminan de la mano. A ello ayudan los avances en el campo de las nuevas tecnologías. Instrumentos como medidores de presión industriales, de caudal o de nivel; así como sensores para el análisis de agua, entre otros, están siendo clave para el sector agroalimentario.

Estos y otros avances técnicos que fabrican compañías como Endress and Hauser España permiten que un sector tan tradicional como es el agrícola avance hacia una mejor gestión de los recursos y una reducción en la huella de carbono. Con una ventaja añadida: mayor eficiencia significa también mayor rentabilidad.

Avances tecnológicos y agricultura

Hoy en día, los instrumentos de control permiten disponer de una información de enorme valor. Controlar aspectos como la humedad del suelo o la calidad del agua son esenciales no solo para tomar medidas correctoras si fuera necesario, sino para disponer de unos datos muy valiosos. 

Esos datos, analizados mediante sistemas relacionados con las nuevas tecnologías de la información, ayudan a tomar decisiones estratégicas que influirán en la rentabilidad de los cultivos. Entre otros aspectos, el conocimiento profundo de la situación permite mejorar la calidad del suelo, elegir el mejor momento para la siembra y la recogida o implementar las formas más eficientes de regar los cultivos. 

Esas actuaciones, por otra parte, se pueden realizar de manera selectiva, aplicándolas de manera diferenciada por áreas o zonas según las necesidades específicas de cada una de ellas. Así es la agricultura 4.0, agricultura inteligente o agricultura de precisión. Diferentes formas para nombrar una realidad: el campo también sabe adaptarse a los nuevos tiempos.

Las ventajas son innegables, y no solo por esa mejora de la productividad. Además de consumir menos recursos, con un uso mucho más racional de algunos tan escasos como el agua, también se ayuda al medio ambiente. La eficiencia, en ese sentido, significa menos emisiones y también la generación de menos residuos.

Además de ello, las nuevas tecnologías permiten alcanzar mayores niveles de automatización, un aspecto especialmente relevante para las industrias directamente relacionadas con la producción agrícola. Procesos de clasificación, preparación, envasado, carga y transporte se realizan con mucha más agilidad, con más seguridad y menos errores gracias al uso de la robótica y sistemas informáticos.

Cualquier avance en la producción ya es un gran paso, pero si viene acompañado de una rebaja en los costes de producción significa mayor rentabilidad, un aspecto esencial hoy en día en el sector agrícola. Y no hay que olvidar el otro gran reto, esa sostenibilidad que se alcanza haciendo un uso mucho más racional de los recursos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img