spot_img

La publicación agraria líder

martes, septiembre 27, 2022
spot_img
InicioEmpresasLa patata nos obliga a ser más eficientes en el abonado

La patata nos obliga a ser más eficientes en el abonado

El Patentkali aporta los nutrientes que necesitamos para obtener una patata de calidad. La proporción de 3:1 potasio y magnesio se adapta perfectamente las necesidades del cultivo

Carlos Bayón. K+S España y Portugal

La compañía K+S es uno de los mayores productores de sal, potasio y magnesio del mundo, con una visión y experiencia suficientes como para apostar siempre por la calidad en los cultivos. Este año más que nunca, por la situación general que existe, debemos prestar especial atención en preservarla, especialmente en un cultivo tan cambiante como la patata.

En las explotaciones tenemos muchos factores que inciden en la producción pero que no podemos controlar, como las incidencias atmosféricas, el tipo de suelo, el potencial del cultivo o incluso el precio de mercado.

Pero existen otros elementos en los que sí podemos influir, y el más importante de todos es la fertilización. Con una planta bien nutrida nos afectarán menos las plagas, enfermedades o situaciones de estrés producidas por el tiempo; deberemos invertir menos en atajar esos problemas y, al mismo tiempo, tendremos un mejor producto.

Carlos Bayón, de K + S España y Portugal

Mejorar la calidad

Una buena fertilización va a incidir directamente en la calidad, lo que hará que nuestra cosecha sea mejor valorada: nos lo pagarán mejor o no nos devaluarán tanto el producto, dependiendo del momento de mercado.

¿Cómo puedo realizar una buena fertilización?

A pesar de algunas creencias, no es necesario gastar más para hacerlo, sino gastar mejor; optimizar el resultado de cada euro invertido, para lo que deberemos aportar lo que la planta necesita de acuerdo a nuestros análisis y nuestras expectativas de producción.

En la gran mayoría de los casos, históricamente se ha aportado siempre más nitrógeno del que hacía falta y menos de otros elementos, quizá porque el nitrógeno siempre ha sido el elemento que más rápido actúa.

Pero es un elemento que se lava y se pierde con facilidad, lo que hace que muchas veces se aporte en exceso.

Cómo incidir en la calidad

Existen otros nutrientes, como el potasio y el magnesio, que se han aportado siempre en menor cantidad de lo que necesitaban los cultivos por las razones opuestas: tardamos mucho en ver su efecto en el campo e incluso no reconocemos su labor. Pues precisamente son los dos nutrientes que más inciden en la calidad de los cultivos, y la patata no es una excepción.

En el contexto actual hemos tenido un cambio en el consumo hacia la patata de lavado, y en este sector se ha exigido siempre la máxima calidad, lo cual hace incluso más trascendental la aportación de estos dos nutrientes: deberíamos prestar mucha más atención a estos elementos.

Producción de almidón

El potasio tiene un efecto muy positivo en la producción, translocación, conversión y almacenamiento de azúcares dentro de la planta. Regula la turgencia de las células y el equilibrio hídrico.

Los cultivos que crecen con un contenido en potasio adecuado usan menos agua por unidad de peso de biomasa y así son capaces de sobrevivir en periodos de sequía. Por ello inciden directamente en el contenido de la materia seca y de almidón del tubérculo.

Más proteína

El magnesio juega un papel principal en la fotosíntesis, la síntesis de proteínas y en la activación de varias enzimas. En caso de deficiencia de este elemento el crecimiento de la planta se ralentiza, lo que se traduce en una bajada de los rendimientos y de la calidad del cultivo.

En qué forma aportamos los nutrientes

Una vez que tenemos el convencimiento de aportar más potasio y magnesio, también tenemos que ver cuál es la mejor forma de aportarlo. El SOP y el NOP son las formas más recomendadas en fertilizantes potásicos simples. Para la aplicación de suelo, la forma granular del SOP es más usada por los agricultores ya que así pueden manejar la fertilización nítrica independientemente de la del potasio. NOP es más usado en sistemas de fertirrigación debido a su alta solubilidad.

Por tanto, para la patata, el sulfato de potasio y el sulfato de magnesio son los más recomendables, ya que tienen bajo índice de salinidad y en esta forma suelen ser asimilables para la planta en menor tiempo. No olvidemos que, además, la mayoría de los suelos de Castilla León presenta altos niveles de calcio, y pH muy altos que bloquean la mayoría de los nutrientes presentes en el suelo, lo que debería animar a aplicaciones regulares de potasio, magnesio y azufre para desbloquearlos.

El Patentkali, uno de los productos estrella de K+S, es una solución muy adecuada para aportar estos nutrientes en un solo producto en forma de sulfato (tiene además la proporción 3:1 de potasio y magnesio, que se asemeja a las necesidades de la patata) y con la garantía de ser 100% asimilables.

Desde hace unos años hemos visto cómo su consumo ha ido creciendo en Castilla León y los agricultores han podido ver sus efectos beneficiosos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img