La publicación agraria líder
martes, noviembre 30, 2021
spot_img
InicioEmpresasMarket Tierra de Sabor lleva la producción directamente al consumidor

Market Tierra de Sabor lleva la producción directamente al consumidor

Gracias a esta plataforma de venta ‘on line’ los agricultores y ganaderos pueden llevar su producto directamente a los hogares de toda España, sin intermediarios. El productor tiene aquí una vía más para garantizar su rentabilidad y el cliente contribuye a mantener la actividad en el medio rural

Tierra de Sabor ha superado la década de vida convertida en una una marca viva y permeable ante lo que sucede en el día a día. Los momentos de emergencia sanitaria y confinamiento de la población han supuesto una adaptación completa en cuanto a la promoción y comercialización de los alimentos amparados bajo la marca.

Una de esas adaptaciones ha sido el lanzamiento del Market Tierra de Sabor, para que los productos de Tierra de Sabor se pusieran al servicio del consumidor durante el confinamiento para contribuir a la viabilidad de los agricultores, ganaderos y la industria agroalimentaria.

Gracias a esta nueva plataforma de venta ‘on line’ de Tierra de Sabor, los hogares de Castilla y León y de toda España (salvo Canarias y Baleares) pueden recibir sin gastos de envío productos frescos, de calidad y con todas las garantías.

Los alimentos llegan directamente desde el productor a un precio competitivo, y de este modo el cliente está contribuyendo a que se mantengan explotaciones agrícolas y ganaderas, además de empresas transformadoras, de la comunidad autónoma.

cereal paisaje

En el Market Tierra de Sabor ya confían más de mil productos frescos y transformados de más de cien productores, de todos los sectores, entre los que destacan vinos, cárnicos (ternera, lechazo, cochinillo y pato), jamón ibérico y embutidos, quesos, legumbres, conservas, productos de repostería, aceites y un amplio etcétera.

También se ofrecen estuches de regalo, platos preparados, como lechazo y cochinillo asado, empanadas y hornazo, así como productos sin gluten y sin lactosa.

Las categorías de productos más demandadas son, por este orden: carnes de calidad diferenciada, seguido de vinos y otras bebidas, en tercera posición se encontraría jamones ibéricos, embutidos y quesos, después repostería y la quinta posición la ocupan aceites, aperitivos, mieles y otras conservas.

Merece la pena destacar el crecimiento exponencial que está experimentando el Market Tierra de Sabor desde su lanzamiento: un 119% de crecimiento del volumen de referencias comercializadas, más de 70 euros de ticket medio y un 1,7% de tasa de conversión mensual (porcentaje de visitantes del Market que efectivamente concretaron la compras).

tierra de sabor

Un impulso a la calidad

Un territorio tan amplio y con un papel tan importante para el sector primario, como Castilla y León, se traduce en una amplia riqueza gastronómica, con multitud de alimentos típicos, que muchas veces comparten denominación con una comarca o una localidad.

Esa riqueza ha hecho que la comunidad cuente con cerca de 70 figuras de calidad agroalimentaria, una dispersión que llevó al Instituto Tecnológico Agrario y Agroalimentario, Itacyl, a diseñar un distintivo de calidad, Tierra de Sabor, como garantía cualitativa para el consumidor.

Cerca de mil empresas cuentan con el sello del corazón amarillo, que garantiza al consumidor altos estándares de calidad y que constituye una magnífica plataforma de comercialización. Tierra de Sabor nació en 2010 para vincular territorio y calidad, además de impulsar el consumo.

La década transcurrida ha demostrado que se trata de una herramienta de utilidad para poner en contacto a productores y consumidores. Desde 2014 tiene la condición de marca de garantía y, como señala su reglamento, busca distinguir en el mercado determinados productos agroalimentarios garantizando su calidad diferenciada.

Los productos amparados deben ser producidos, elaborados o transformados en Castilla y León, además de reunir las condiciones cualitativas que establece la norma de uso.

Más de 6.000 alimentos llegan al mercado destacados con el corazón amarillo. Para el consumidor de Castilla y León, esa parte del etiquetado transmite una garantía de calidad y de cercanía. Pero en otras partes de España el corazón amarillo supone un refuerzo en el acto de compra, ya que gran parte del público lo identifica con Castilla y León y con una producción agraria rigurosa.

En los mercados exteriores, además, el logotipo se acompaña del eslogan ‘Heart of Spain’ junto a la bandera española, lo que también funciona como argumento para la venta.

Es el Itacyl quien autoriza a utilizar la marca Tierra de Sabor. Para ello no solo analiza la documentación presentada por el productor, sino que efectúa las inspecciones que permiten comprobar la adecuación entre esa descripción y la realidad.

Mayor interés por la calidad

El interés del consumidor por la calidad de los productos agroalimentarios ha aumentado y cada vez es más frecuente la comprobación concienzuda del etiquetado de los artículos en tiendas y grandes superficies. Existe un reglamento europeo que regula los regímenes de calidad de los productos alimentarios, pero sus claves no siempre llegan al público.

Algunos productos agroalimentarios están amparados por una marca de garantía cuando su composición, origen o proceso productivo se encuentran regulados por un reglamento de uso, es decir: cumplen unos requisitos comunes en cuanto a calidad, componentes, origen geográfico, condiciones técnicas o modo de elaboración. El nombre y el logotipo de cada marca de garantía son utilizados por una pluralidad de empresas para diferenciar sus productos en el mercado.

También existe la marca colectiva, signo que distingue la procedencia geográfica, el material, el modo de fabricación, la calidad u otras características comunes de los productos o servicios de distintas empresas que la utilizan. El titular es una asociación a la que pertenezcan dichas empresas.

Al mismo tiempo, las denominaciones de origen protegidas (DOP) e indicaciones geográficas protegidas (IGP) son las herramientas utilizadas en la Unión Europea para el reconocimiento de una calidad diferenciada en determinados alimentos.

Cuando el consumidor lee en la etiqueta de un producto agroalimentario las siglas DOP se encuentra ante un artículo cuya calidad o características se deben al medio geográfico, con sus respectivos factores naturales y humanos, y cuya producción, transformación y elaboración se realiza siempre en la zona geográfica de la que toman el nombre.

Los productos pertenecientes a una indicación geográfica protegida poseen alguna cualidad o característica atribuida a un origen geográfico y cuya producción, transformación y elaboración también se realiza en una determinada zona.

La diferencia radica en que un producto con DOP indica que todas las fases de producción se realizan en la zona geográfica a la que pertenece. Por el contrario, en un artículo con IGP solo es necesario que una de las fases se realice en un mismo territorio.

Por cierto, en las marcas de garantía no tiene por qué existir un vínculo entre las características del producto y la zona, mientras que en las otras dos se trata de un requisito indispensable.

Otros alimentos que puede amparar Tierra de Sabor son los elaborados de conformidad con la normativa sobre artesanía alimentaria, así como los acogidos a una norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérica.

Completan el mapa de productos susceptibles de incorporar el corazón amarillo aquellos que, no pudiéndose acoger a ninguna de las figuras mencionadas, posean una calidad superior vinculada al territorio de Castilla y León. Para ello, eso sí, deben estar certificados por organismos de certificación acreditados. Itacyl tendrá que haber aprobado su inscripción en el Registro de Operadores Agroalimentarios.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img