spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioEmpresasUn buen programa de abonado, con ICL, para aumentar la producción y...

Un buen programa de abonado, con ICL, para aumentar la producción y la calidad de la alcachofa

España es el tercer productor mundial de alcachofa, siendo este un cultivo de elevado valor añadido y con una gran importancia en el área de Levante, donde se produce más del 85% de la producción nacional. Desde el punto de vista del abonado, el cultivo de la alcachofa es altamente exigente en nutrientes y la forma que tiene la planta de conseguirlos depende de factores tales como la variedad, las características del clima, el tipo de suelo, el agua de riego, etc.

ICL Specialty Specialty Fertilizers dispone de diferentes tecnologías de fertilización que permiten adaptarse a los requisitos de cada cultivo y forma de producir de cada agricultor, ofreciendo una fertilización a medida que se ajuste a las necesidades nutricionales del cultivo en cada momento.

En este sentido, ICL cuenta con un catálogo completo de fertilizantes que le permite satisfacer las necesidades de cualquier programa de fertilización para el cultivo de la alcachofa: para fertirrigación con la gama Nutri Liquid de abonos líquidos o la gama Nova de abonos cristalinos hidrosolubles; para aplicación de fondo, con sus fertilizantes de liberación controlada con tecnología E-Max; su línea de fertilizantes Flecotec para el cultivo ecológico, así como una amplia gama de productos para aplicación foliar con la gama Agroleaf.

La fertilización, clave para obtener una buena producción y calidad en alcachofa

La alcachofa es una planta que presenta un vigoroso desarrollo vegetativo con un elevado nivel de necesidades nutritivas, por lo que el nivel de fertilización juega un papel esencial en la obtención de producciones elevadas y capítulos precoces y de buena calidad.

El nitrógeno absorbido en grandes cantidades por la planta tanto en forma nítrica como amoniacal, tiene una relación directa con el desarrollo vegetativo de la planta y el vigor. Ante todo en alcachofas polianuales (normalmente dos años) hay que aportar las cantidades suficiente para acumular reservas en el sistema radicular.

En este sentido es muy positiva la utilización de fertilizantes de liberación controlada en aplicación de fondo ya que aporta los nutrientes que la planta necesita en todo momento independientemente de las condiciones climáticas y de las necesidades hídricas de la planta. Además de producirse una liberación de forma paulatina se evitan por una parte la pérdida de nutrientes por lavado (ante todo nitrógeno, que puede perderse hasta un 60%) y, por otra parte, se evita que los elementos nutritivos queden bloqueados en el suelo.

Este aspecto es por ejemplo muy importante en lo que respecta a la asimilación del fósforo que en los suelos preferidos por la alcachofa (pH básicos y ricos en cal) tiende a quedar bloqueado en forma de fosfato tricálcico. Esto junto con la mayor eficacia de absorción de los restantes nutrientes incluidos los microelementos, potencia la acumulación en la raíz.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img