spot_img

La publicación agraria líder

sábado, mayo 28, 2022
spot_img
InicioEmpresasUn gran equipo para el forraje. Caldera y sistema de henificación

Un gran equipo para el forraje. Caldera y sistema de henificación

Laster Agri pone a disposición de sus clientes una henificadora para todo tipo de forrajes, que permite secar conservando la máxima calidad a costes reducidos. La caldera ACR proporciona un alto poder calorífico utilizando pacas enteras de paja como combustible

Laster Agri pone a su servicio su experiencia para ofrecerle una forma natural de secar forrajes. En lograr productos y servicios de la más alta calidad con los costes más ajustados está la fórmula mágica para que cualquier actividad sea rentable. Parece complicado pero no es imposible. Un buen ejemplo lo hallamos en el tándem formado por la caldera ACR y el sistema de henificación de forrajes con aire controlado a baja temperatura CLIM.Air.50. Ambos equipos los comercializa Laster Agri en el polígono industrial El Arenal de la localidad vallisoletana de Santovenia de Pisuerga.

Henificar cultivos forrajeros como la alfalfa resulta más fácil y menos costoso; y el producto resultante es de gran calidad. Con el sistema de CLIM.Air.50 tras empacar el forraje se introducen directamente los fardos en la máquina, que los seca con aire a 5oºC, tal como reseña José Antonio Martínez, de Laster Agri.

El tiempo de secado varía según la humedad de entrada, entre dos y cinco horas para dejarlo al 12% de humedad. Así, esta henificadora permite completar tres ciclos de secado al día. Solo necesita de un operario para cargar y descargar las pacas (cada una de estas operaciones se completa en veinte minutos), ya que el resto del trabajo está totalmente automatizado. 

La gran ventaja del desecado es que el forraje no pierde hoja durante el proceso, así que la calidad de proteína es muy alta. Mantiene porcentajes del 22% con facilidad. Las pacas van del campo a la máquina, sin necesidad de más manipulación hasta que se suministran al ganado. Se pueden secar forrajes de todo tipo y en pacas de diferentes dimensiones y formas, bien sean cuadradas o redondas. 

Laster agri

1, Turbina. 2, Quemador. 3, Soplante. 4, Pacas.

Menos gastos

El secado resulta muy económico gracias a un quemador que puede funcionar con gasóleo, biogas, ‘pellets’ de biomasa, gas o astillas. Y el mantenimiento de la máquina es prácticamente inexistente. Además, es posible reducir
gastos haciendo que la turbina eléctrica de la CLIM.Air.50 se abastezca del aire caliente de la parte superior de una nave o de un invernadero. Así el sistema funciona sin necesidad de arrancar el quemador. Este es también el objetivo de los toldos que cubren de manera automática las pacas una hora después de iniciada la henificación: se conserva más calor y el quemador trabaja a menor temperatura.

Laster agri

Esquema de funcionamiento.

Es una tecnología que no requiere obra de instalación, que se adapta casi a cualquier superficie en función del número de pacas que el propietario quiera secar en el mismo ciclo. El requerimiento de potencia eléctrica de la turbina de secado va desde los 55 kilovatios para un módulo de 16 pacas, hasta 137 kilovatios para tres módulos con un total 54 pacas. Esta potencia se puede producir mediante un generador, con la independencia queesto significa a la hora de elegir la ubicación de la henificadora. 

Aunque en España es absolutamente novedosa, en países del norte europeo (donde tienen más problemas para conservar los forrajes por exceso de humedad) es una técnica más que contrastada. En los países nórdicos, Bélgica,
Holanda, norte de Italia, Canada, California y otros lugares, la desecación de forrajes con este sistema para guardarlos como heno es una práctica habitual. 

El secadero CLIM.Air.50 (debido a la sencillez de manejo, bajos costes de trabajo y a la alta calidad del producto resultante) es idónea tanto para el ganadero que produce su propia alfalfa como para las deshidratadoras que quieran diversificar su oferta con la incorporación de heno. También es perfecta para los comercializadores de forrajes. En cuanto a variedades de cultivo, trabaja con productos forrajeros diversos como alfalfa, cebada, sorgo, ray grass, etc.

Laster agri

Vista frontal de la caldera de 1.000 kilovatios.

Caldera de paja

La caldera ACR, que comercializa también Laster Agri, utiliza paja en pacas enteras como combustible. No es necesario hacer pellets, así que el ahorro es considerable. El sistema de dosificación de paja, que se acarrea mediante una cinta transportadora con capacidad desde dos a ocho pacas, es automático. La paja se introduce por un sinfín. Una vez en la caldera, un batidor la remueve para que la combustión sea completa. Unos tubos inyectan aire del exterior. Otro sinfín en automático se encarga de extraer la ceniza. La combustión solo deja un 3% de ceniza. 

Se trata de un sistema único en el mundo. Los automatismos para la dosificación, aireación, batido y extracción inciden en que el consumo de paja sea mínimo y con un alto rendimiento calorífico.

La caldera ACR dispone de un sistema de seguridad que, en caso de corte del suministro eléctrico, detiene el proceso y evita que arda la paja que está a la espera de entrar en la caldera. Un cuadro eléctrico permite regular la temperatura.
El calor producido por la caldera tiene multitud de usos: secar forrajes, maíz, para calentar granjas de cerdos, pollos, y también grandes superficies de almacenes. Desde 100 kilovatios hasta 2,5 megas térmicos, la temperatura se puede redirigir según las necesidades. Si se precisa mayor potencia calorífica es posible instalar más de una caldera en paralelo. Es factible calentar radiadores de agua, aerotermos y cualquier instalación que precise temperatura. Además, Laster Agri dispone de una amplia gama de accesorios como medidores de humedad, proteína, y otros, así como para tomar muestras del interior de las pacas.

Laster agri

Los fardos, de diferentes dimensiones y formas, se introducen enteros en la máquina.

Ensiladoras y remolques mezcladores

Entre los productos que distribuye Laster Agri hay que destacar las ensiladoras tubulares de maíz y forrajes, Apiesse, conocida en el sector como ‘la choricera’. El catálogo incluye máquinas de varios tamaños y de dimensiones de bolsas desde cinco a doce pies de diámetro, y de 45 a 90 metros de largo. Se trata de un sistema con capacidades de producción que varían entre de 80 y 150 toneladas por hora. En estas bolsas pueden llegar a caber de 150 a 400 toneladas, independiente del diámetro y la longitud.

La empresa con sede en Santovenia de Pisuerga dispone además de una amplia gama de remolques mezcladores, tanto autopropulsados como arrastrados por tractor.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img