spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 27, 2022
spot_img
InicioFertilizaciónAbonos líquidos: ser competitivos incluso en las nuevas zonas vulnerables

Abonos líquidos: ser competitivos incluso en las nuevas zonas vulnerables

El mapa de la contaminación por nitratos suma el 20% de la superficie agraria  de Castilla y León. El reto es mantener (o incrementar) los rendimientos en esas  áreas mediante prácticas idóneas y fertilizantes de alta solubilidad

Mercedes Morchón. Fertifluid Fertilizantes.

La contaminación por nitratos de las aguas es a día de hoy un problema de salud pública. La mayoría de este exceso de nutrientes viene derivado de la fertilización, tanto de la aportación de abonos químicos como orgánicos (provenientes de la ganadería).

Se lleva años tratando el tema. La agricultura no puede ser ajena a este problema y, a través del Decreto 5/2020 de 25 de junio, se fijan las limitaciones de aportación que se permite en ciertas zonas agrícolas de Castilla y León. Estos son 24 nuevas zonas, integradas por 387 municipios, lo que unido a los que ya existían desde el año 2009 supone 14.414 kilómetros cuadrados; es el 20% de la superficie agraria útil de la comunidad.

Mercedes Morchón.

Viene derivado de la intensificación de la agricultura. Cada vez nuestros cultivos son más productivos, si bien debemos intentar no perder estos niveles de rendimiento a través de prácticas más idóneas, de fertilizantes de alta solubilidad (eficacia) y de un manejo en épocas, formas de aplicación y técnicas culturales que nos hagan cumplir las limitaciones que plantea este real decreto y seguir siendo competitivos.

Es imprescindible conocer el suelo de destino de la fertilización, sus características edafológicas y sus necesidades nutricionales, el cultivo que queremos implantar, la rotación de los últimos años, etc.

Deberíamos plantear un programa de fertilización antes de comenzar el ciclo del cultivo, teniendo en cuenta condicionantes o parámetros tales como:

Cultivo que queremos producir, tipología del suelo sobre el que se implanta, los condicionantes físicos: pendiente de la parcela, proximidad a cauces de agua, régimen de precipitaciones, dosis de riego o la propia climatología del lugar.

Estas circunstancias van a determinan cuál debe ser la fertilización óptima en base a los rendimientos máximos de los distintos cultivos: productividad estimada del cultivo. (kg/ha), necesidades nutritivas por unidad de producción (kg/tm), estimación de nutrientes existentes en la parcela cultivada, determinación de nutrientes a incorporar, época de aplicación y forma de aplicación.

Los fertilizantes líquidos, tanto complejos como nitrogenados, pueden hacer que a través de su uso no solo cumplamos con los nuevos límites que marca la legislación actual, con techos marcados en la cantidad de uso de nitratos; también que logremos incrementar, con dosis más reducidas, pero con un manejo más adecuado, la producción de todos nuestros cultivos.
Desde que Fertifluid Fertilizantes comenzó a fabricar y recomendar nuestras fórmulas líquidas, tuvimos claro que uno de los objetivos que nos debía diferenciar era el respeto al medio ambiente, a día de hoy una obligación a cumplir.

Qué ventajas aportamos:

Todas las fórmulas que producimos y comercializamos son 100% solubles al agua, lo logramos a través de un exhaustivo proceso de filtrado y del uso de materias primas puras.

No menos importante, su precisión y versatilidad a la hora de aplicarlos. Su distribución se realiza con máquina de fitosanitarios lo que le confiere una exactitud que no tiene la aplicación de un sólido. Es mucho más fácil ajustar la dosis y aún más importante que esa dosis sea homogénea en cada punto de la parcela, sin doblar pasadas y ahorrando la cantidad de fertilizante aplicado por hectárea.

Otra forma de aplicación de nuestros fertilizantes líquidos es la localizada, tan presente en la actualidad, aprovechando la siembra o como labor independiente, caso por ejemplo de la aplicación del Nitrógeno en maíz.

Y cómo obviar la fertilización a través de fertirrigación, la esencia de un uso racional del fertilizante. Bien a través de riego por goteo, o aéreo, a través de aspersión. Ambas formas suponen poner a disposición de una forma continua y a demanda de la planta, a lo largo de todo el ciclo del cultivo dosis continuadas reducidas, logrando que la planta sea más productiva y de una forma innegable una reducción de la cantidad de fertilizante utilizado frente a la fertilización convencional realizada de una sola vez.

Pero si algo diferencia la efectividad de los fertilizantes de Fertifluid es la adición de su exclusiva molécula PHC a las fórmulas que fabrica.

El PHC es un compuesto organomineral, cuyo componente principal son los ácidos polihidrocarboxilicos (ácidos fúlvicos y húmicos), de acción agronómica inmediata.

Respecto al aprovechamiento del nitrógeno, el PHC logra minimizar las pérdidas por evaporación y lixiviación. Aumenta la capacidad de intercambio catiónico, obteniendo un mayor rendimiento de los nutrientes presentes en el suelo, lo que deriva en que la fertilización sea más eficiente.

Además, a través de sus propiedades enraizantes, incrementa el desarrollo radicular potenciando el crecimiento. También fortalece el cultivo frente a condiciones adversas tales como: sequía, heladas, tratamientos fitosanitarios, etc.
Los fabricantes y usuarios de fertilizante somos juez y parte de este problema de contaminación por nitratos. Desde Fertifluid contamos con productos y técnicas muy eficientes con las que limitarlo y que al mismo tiempo mantengan un nivel de productividad lo más elevado posible.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img