spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioFertilizaciónEuroChem destaca la versatilidad y eficiencia de los fertilizantes Entec

EuroChem destaca la versatilidad y eficiencia de los fertilizantes Entec

Es la octava vez que la compañía celebra sus jornadas técnicas en Zamadueñas,  aunque esta vez sin público. Las ventajas de la gama Entec en colza, trigo,  cebada y patata se pueden comprobar en el vídeo publicado en Campocyl TV

La pandemia no ha impedido que Eurochem continúe con sus jornadas técnicas, que ya cumplen quince ediciones, de ellas ocho en la finca Zamadueñas de Itacyl.

En esta ocasión, y por motivos de seguridad, el público no ha estado presente y ha conocido el resultado de los ensayos a través de la pantalla. Especialmente mediante el vídeo publicado en Campocyl TV.

Las jornadas han estado dirigidas por Miguel González, jefe de la Zona Norte de EuroChem, quien recuerda que la compañía se encuentra en el top 4 mundial en producción de nutrientes, y es una de las que produce más abonos NPK.

El objetivo de EuroChem en España es “ofrecer a todos los agricultores un producto de calidad como Entec, para que puedan realizar un abonado eficiente de sus cultivos con costes de producción muy competitivos, y reduciendo sustancialmente las emisiones de los contaminantes nitrogenados: reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (óxido nitroso), reducción del lavado de nitratos a las aguas, y reducción de las emisiones por amoniaco por ser fertilizantes sin nitrógeno ureico.

Por eso destacaba la importancia de Entec cuando se busca “un fertilizante eficiente, respetuoso con el medio ambiente, que aumenta las cosechas y mejora su calidad”.

En la finca experimental de Zamadueñas se han realizado ensayos en cuatro cultivos diferentes, con varios tratamientos de fertilización en cada cultivo, y con tres repeticiones de cada tratamiento.

Colza: la importancia del azufre

La variedad de colza empleada este año es Exception, en dosis de 60 semillas por metro cuadrado. Se sembró el 3 de octubre, un poco tarde respecto a lo recomendado, pero se realizaron tres riegos de nascencia y no ha habido problema a la hora de la germinación y el cultivo se ha desarrollado sin problema.

Miguel González llama la atención sobre una parcela de colza en la que se han aportado 400 kilos de Entec 15-13 -13 y 150 de Entec 26. “El 15-13-13 aportó 48 unidades de azufre en sementera, que es muy importante para la colza”, recalcaba, y los visitantes virtuales pudieron comprobar que las silicuas “van de abajo arriba con la formación de granos y una altura importante”.

“Los 150 kilos de Entec 26 que hemos aplicado después hacen que hayamos aportado en total 100 unidades de nitrógeno, 52 de fósforo y 52 de potasa”, recalcaba el representante de Eurochem, para quien una de las claves ha estado en el empleo de dos inhibidores, “con lo que hemos logrado aguantar durante más tiempo el nitrógeno amoniacal en el suelo sin que se oxide a nítrico y se pierda”. En la siguiente parcela se aportaron 350 de Entec 15-13-13, 50 kilos menos que en la parcela anterior, pero a cambio se echaron 50 kilos más en un producto nuevo, con un nuevo inhibidor, que es el Entec 27. “Este producto nos aporta lo mismo que el Entec 26, con algo menos de azufre (unas 64 unidades) y mantenemos 107 unidades de nitrógeno, 46 de fósforo y 47 de potasio; mantenemos las mismas unidades que en la parcela anterior a lo largo del ciclo porque nuestra prioridad es mantener el equilibrio de elementos que necesita la planta”, apuntaba González, quien destacaba “un desarrollo algo superior en esta parcela al aumentar el nitrógeno con el Entec 27 al final del ciclo”.

ENTEC en una sola aplicación

Una tercera parcela de colza registraba el resultado de realizar una sola aplicación de Entec 20-10-10 en sementera. “Estamos aportando 100 unidades de nitrógeno, 50 de fósforo y 50 de potasio; aportamos menos azufre pero lo hacemos al principio del cultivo, que en la colza es muy importante”, recalcaba González. Para él, se trata de una forma cómoda de fertilizar porque se hace de una sola vez, cuando el cultivo ha nacido y se ha formado la roseta. “Nos beneficia que no es un fertilizante que debamos enterrar necesariamente: se aporta una vez que el cultivo está implantado, es decir, no gastamos dinero hasta que el cultivo está consolidado. Es importante para un cultivo que es vulnerable hasta que se forma la roseta”.

Como contraejemplo, una de las parcelas de colza solo había recibido abono convencional, con 400 kilos de 8-15-15 y 250 de nitrosulfato. Se emplea antes de la siembra porque no tiene un inhibidor de nitrificación, y en este caso no existen silicuas desde abajo; la planta está mucho más rala porque se ha perdido eficiencia en el nitrogenado.

Trigo: flexibilidad en el abonado

En los ensayos de trigo blando se ha empleado la variedad chambo. El 8 de noviembre se sembró (250 kilos por hectárea) y el 20 de abril ya estaba espigado. En la primera parcela se aportaron 350 kilos de Entec 15-13-13 y 250 de Entec 26. Un total de 117 unidades de nitrógeno, 45 de fósforo y 45 de potasio.

El Entec 15-13-13 se puede aportar antes de sembrar, una vez sembrado o incluso una vez nacido a partir de las dos hojas, “como si fuera un Entec de una sola aplicación”. La razón es de nuevo que no es necesario enterrar este tipo de productos por el tipo de elementos que lo componen y por el inhibidor de la nitrificación. Además en esta parcela se aporta una cantidad apreciable de azufre, nutriente cada vez más necesario en muchas zonas cerealistas.

En la segunda parcela de trigo se ha realizado un solo tratamiento de 500 kilos de Entec 24-8-7. En vez de aplicarlo el 8 de noviembre, con la siembra, se hizo el 9 de enero, “una fecha ideal para el trigo”. “Esta posibilidad es importante porque si hemos tenido problemas y no hemos abonado, lo podemos aportar una vez implantado el cultivo; al margen de la fecha, pero a partir de las dos hojas”, subrayaba.

Los 500 kilos de Entec 24-8-7 nos aportan 120 unidades de nitrógeno, 40 de fósforo y 35 de potasio, además de 30 de azufre. Menos que la otra parcela, ya que es un abonado para las zonas donde la necesidad de azufre no es tan alta.

También es representativo lo sucedido en la tercera parcela visitada, con doble aplicación pero cambiando el inhibidor de la nitrificación. 350 kilos de Entec 15-13-13 y 250 de Entec 27. “En este caso al aportar Entec 15-13-13 antes de la siembra, después de la siembra o con el cultivo implantado, lo usamos como herramienta de trabajo para emplearla como mejor nos convenga”, dejaba claro el responsable de Eurochem. Por su parte, gracias al nuevo inhibidor, el Entec 27 se puede aportar antes que un nitrato normal, hasta con un mes de diferencia, y si se aplica como un nitrato normal se puede reducir la dosis en un 20%.

Un caso diferente se muestra en la cuarta parcela visitada, con 500 kilos de un abonado convencional 8-15-15 y, en cobertera, 300 kilos de Entec 27. “Al no tener inhibidor ese abonado de fondo, podríamos perder parte del nitrógeno, por lo que se puede adelantar un mes la aplicación de Entec 27”, describía González. Como prueba, en esta parcela “no hay mucha diferencia con respecto a las anteriores y la planta ha recuperado con respecto a la primera pérdida de nitrógeno”.
En la quinta parcela, con abonado convencional en fondo y cobertera, “el trigo está más entregado, con menos desarrollo y algo menos verde porque se nos ha lavado esa parte nitrogenada”.

Eficiencia en cebada

Resultados muy parecidos en el caso de la cebada, de la variedad carat, con una gran diferencia entre las parcelas fertilizadas con Entecy otras en las que no se ha empleado nitrógeno estabilizado. La comparación entre diferentes ensayos dejaba claro que recurrir al Entec 27 permite entrar antes en la parcela, como en el caso del trigo, y de nuevo reducir la cantidad de nitrogenado en un 20% respecto a un nitrogenado convencional.

En una de las parcelas se aportaron 450 kilos de Entec 24-8-7 de una sola vez, el 9 de enero. “Es cuando más lo necesita la planta porque hay un desarrollo vegetativo y radicular”, subrayaba González. La diferencia es que en esta parcela el cereal ya tenía dos hojas, “mientras que en otros casos aportamos un nitrógeno demasiado pronto y se pierde”. Por eso se felicita Miguel González por el resultado de esta cebada, recordando que la pluviometría ha sido muy elevada este año y que “hemos aportado menos unidades de fertilizante que con un abonado convencional, pero gracias al Entec 24-8-7 hemos logrado un desarrollo de la planta mucho mayor”.

Muy atentos al ciclo de la patata

En el caso de la patata se plantó la variedad agria, “muy homogénea y de gran desarrollo foliar”. Se sembró el 13 de marzo en un marco de 75 centímetros por 35 y la floración se produjo a partir del 29 de mayo.

En la primera parcela visitada se aplicaron 700 kilos de Entec 20-10-10 y 200 de Entec 27, con lo que se aportaban 194 unidades de nitrógeno, 70 de fósforo y 70 de potasio. “Es poco potasio inicialmente, pero el agricultor lo complementa después con un producto de EuroChem, el SOP Solub 52%, un sulfato de potasa que aportaríamos a través del riego hasta completar unas 174 o 200 unidades de potasio”. En la segunda parcela de patata se aplicaron 800 kilos de Entec 13-10-20, “un abono muy equilibrado para patata”, y 300 kilos de Entec 27.

Este planteamiento supone aportar 185 unidades de nitrógeno, 80 de fósforo y entre 160 y 180 de potasio. Como señalaba González, “para Eurochem es muy importante el equilibrio entre nitrógeno y potasio; buscamos el mayor porcentaje de patata comercializable y evitamos nitrogenados muy tardíos, en momentos de máximo desarrollo y máxima temperatura para evitar que haya malformaciones”. “El objetivo es que cada mata tenga el mismo porcentaje de patata comercializable”.

En la tercera parcela visitada se aportó Entec 13-10-20 de una sola vez como abonado de fondo. “Es poco habitual, pero se hace en algunas ocasiones, cuando el agricultor ya ha puesto los tubos y no desea volver a pasar”. De este modo se aportan 182 unidades de nitrógeno, 140 de fósforo y 280 de potasa sin hacer un tratamiento de SOP Solub a través del riego”.

Constataba que no se aprecian diferencias con las otras dos parcelas, “y en este caso logramos el mayor porcentaje de patata comercializable”.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img