spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioFertilizaciónLa lluvia ‘resetea’ nuestro año agrícola

La lluvia ‘resetea’ nuestro año agrícola

José Ángel Cortijo, responsable Zona Noroeste de Fertiberia
CAMPO 54

Las lluvias caídas desde el pasado 27 de febrero suponen un acontecimiento feliz, que da la vuelta a un panorama aciago. Nadie preveía que cayeran más de cien litros por metro cuadrado en menos de un mes, y ahora todo ha cambiado. Ha empezado una campaña completamente nueva.

La psicosis de que se repitiera la sequía del año pasado nos ha perseguido durante meses; esa ausencia de lluvias durante año y medio más las fortísimas heladas -recordemos- del mes de abril. Esa preocupación, tan racional, ha tenido sus consecuencias en el planteamiento de este año, con unos agricultores que han dosificado a la baja las cantidades de fertilizante aportadas.

En el nuevo escenario el agricultor debe hacer una seria reflexión sobre el estado de su cultivo. Esa obligada reflexión a la que nos referimos debe tener en cuenta, por un lado, cuánto ha abonado el agricultor teniendo en cuenta la situación que había antes de las lluvias, y por otro lado en qué situación están sus fincas ahora.

A nadie se le escapa que antes de que la pluviometría se disparara el agricultor estaba muy escarmentado respecto a las previsiones de lluvia que después no se cumplían; ahí puede encontrarse la razón de que casi nadie abonara lo suficiente. Pero en esta nueva situación estamos a tiempo de abonar en función de la producción estimada. Cierto es que nadie sabe lo que se va a coger este año, pero esta agua abre la posibilidad de que el abonado se dirija a obtener las producciones medias de los últimos diez años. O incluso a que se trabaje pensando en obtener los máximos rendimientos.

Recomendaciones de abonado. Así las cosas, es el momento de regresar sobre una de las recomendaciones más habituales: la de aplicar fertilizantes en la forma más asimilable por el cultivo. Estos son, como de sobra conoce el lector de CAMPO, los nitrogenados con una parte nítrica. Y esa necesidad llega por dos motivos: porque necesitamos aportar el nitrógeno que no añadimos en su momento (algo que nos va a demandar el cultivo) y porque gracias a ello podremos recuperar parte del retraso fenológico que tiene la planta.

Déficit de azufre. Este mes de marzo hemos podido comprobar que diversas parcelas de Castilla y León presentan déficit de azufre. De este modo, si no lo hemos aportado deberemos abonar con un nitrogenado que incluya azufre disponible, lo que vuelve a recordarnos la necesidad de fijarnos en el etiquetado de aquello que compramos: ser exigentes con nuestro proveedor y no limitarnos a comprar aquello que nos quieran vender, sino aquello que verdaderamente necesitan nuestros cultivos.

También en el regadío. En los cultivos de regadío se da, asimismo, un ‘reseteo’, una nueva vida. Sin ir más lejos, hay mucho cereal sembrado bajo este esquema, dentro de la perspectiva de que será un año normal. También puede ser un buen año para el maíz, de modo que esté en condiciones de recuperar parte del protagonismo que le corresponde en Castilla y León. Con carácter general, parece que la tranquilidad puede regresar al campo regional, vista la recuperación paulatina que va regresando a perforaciones y acuíferos. Buenas perspectivas, pero sin perder de vista las herramientas de que disponemos para ser lo más eficientes que sea posible con el consumo de agua.

Los cereales de invierno registran, con carácter general, un retraso cercano a los 20 días. Ese crecimiento por detrás de lo normal (si es que ‘lo normal’ existe en la agricultura) va a seguir en las próximas semanas, lo que no es del todo negativo: es más interesante que el cultivo esté cerca de su momento agronómico que situaciones como la del año pasado, cuando no hubo parada invernal y se dio un espigamiento temprano, que hizo a la planta vulnerable ante las heladas de abril.

Foto: campo de Castilla y León. Autor: Emilio González.
ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img