spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 2, 2022
spot_img
InicioFertilizaciónUna pequeña dosis de fertilizante bien dirigida puede incrementar mucho la...

Una pequeña dosis de fertilizante bien dirigida puede incrementar mucho la producción en cereal

José Ángel Cortijo

Si hay algo que podemos decir de las aguas caídas desde la primera semana de abril es que están marcadas por su carácter irregular, con unos agricultores que han recibido la cantidad de agua que necesitaban y otros para los que puede no ser suficiente.

José Ángel Cortijo. Fertiberia
José Ángel Cortijo. Fertiberia

El cultivo del cereal había sufrido mucho por la falta de agua de febrero y marzo, meses en los que, además, hubo altas temperaturas. Por ambas razones fueron muchos los agricultores que se replantearon las coberteras en cereal, de forma especial aquellos que habían realizado una siembra tardía y no veían una buena nascencia, por lo que habían decidido esperar.

La lluvia

El mes de abril ha traído de vuelta un agua muy necesaria y una bajada de las temperaturas, incluidas algunas heladas que sobre todo han afectado a los frutales. Este frío ha llegado a un cereal con un importante retraso en el crecimiento, por lo que se puede decir que en general no se ha visto dañado. En todo caso, fruto de esa suma de humedad y bajas temperaturas hay que felicitarse por ver al cereal con otro aspecto.

Ahora lo urgente es ajustar la fertilización a la producción esperada, una previsión que el agricultor se ha visto obligado a actualizar: el potencial productivo de los cultivos de secano es mayor ahora que el de hace tres semanas.

Así las cosas, quienes se hayan quedado cortos con el abonado de fondo o consideren que se ha incrementado ese potencial productivo necesitarán hacer un nuevo aporte de nutrientes.

Para ello es imprescindible aportar un nitrogenado con parte nítrica para que ese abonado sea lo más eficaz y suponga las menores pérdidas posibles.

Hay que tener en cuenta que una pequeña dosis de fertilizante bien escogida y bien dirigida puede incrementar exponencialmente la producción esperada.

¿Abonar el girasol?

Una vez decidida la rotación con girasol, y una vez elegidos la mejor semilla y el ciclo más adecuado, el agricultor debe preguntarse si debe abonar este cultivo. Para esa reflexión es oportuno realizar algunas consideraciones.

La capacidad de extracción de nutrientes por tonelada de producción es muy superior en el caso del girasol que en el caso de los cereales.

Si no abonamos, la planta se alimentará de la riqueza del suelo, pero en caso de que esta no exista padecerá una carencia de nutrientes, y por tanto el potencial productivo será mucho más bajo.

Mitos y leyendas urbanas

La agricultura es objeto de numerosos mitos y lugares comunes, como que el girasol se alimenta del exceso de nutrientes del cereal anterior. Pero aquí cabe preguntarse cuántos agricultores realizaron el año pasado esa sobre fertilización. Es posible que ninguno de ellos lo admita.

También hay que tener en cuenta que la producción media del año pasado fue muy superior a la de años anteriores y, en consecuencia, la mayor parte de las fincas registran más bien un déficit de nutrientes. Debemos ser conscientes de ello.

Como consecuencia, cabe concluir que la fertilización se debería tener en cuenta en todas las explotaciones agrarias de girasol. No solo en regadío, donde hay un potencial productivo muy importante y el abonado se da por supuesto, sino también en secano.

Un gasto amortizable

Este mes de abril es una ocasión propicia para recordar que, con carácter general, el gasto que se haga en fertilización es amortizable en el tiempo. Esto significa que si abonamos el cereal, por ejemplo, el cultivo del año que viene se beneficiará de ello.

En sentido contrario, hay que dejar bien sentado que siempre resulta más caro corregir una carencia de nutrientes que hacer las cosas bien el año anterior.

Por cierto, hay que tener en cuenta que el fertilizante no solo influye en la cantidad de nuestra producción, sino que también afecta a la calidad; sin ir más lejos, en la cantidad de grasa. Recordemos que la pipa es un producto que se paga por calidad.

Atentos a la remolacha

Nadie sabe con certeza qué es un año ‘normal’ en agricultura. Ni en meteorología. Pero está claro que este año no lo es, y otro de punto de atención está ahora mismo en la remolacha. Hubo mucha siembra temprana que nos obliga a estar muy pendientes en estas fechas; las primeras coberteras deberán hacerse antes que otros años: a finales de abril o principios de mayo.

El calendario agrícola se estrecha, y por eso deberemos aplicar nitrogenados con parte nítrica, de modo que sea directamente disponible por la planta, y con azufre. Todo para que, al final de la campaña, obtengamos la mayor cantidad de raíz por hectárea, que es donde puede residir la rentabilidad del cultivo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img