spot_img

La publicación agraria líder

domingo, junio 26, 2022
spot_img
InicioGanaderíaEl porcino de Castilla y León apuesta por la formación y por...

El porcino de Castilla y León apuesta por la formación y por gestionar los purines dentro de la economía circular

Miguel Ángel Ortiz preside la federación Feporcyl, que en solo dos años ha demostrado lo que puede conseguir un sector con voz propia. Los grandes retos siguen siendo la formación y una gestión de purines dentro de la economía circular

El papel de las federaciones y asociaciones es fundamental para analizar la economía de Castilla y León, ya que en buena medida son las encargadas de estructurar cada uno de los sectores que la integran. Son también quienes los representan ante las administraciones, la industria y la propia sociedad, que no avanzarían de forma ordenada si no contaran con todos los puntos de vista.

Un ejemplo vivo está en Feporcyl, la Federación de Asociaciones de Productores de Porcino de Castilla y León, que con solo dos años hace un balance muy positivo de su andadura. Su presidente es el ganadero soriano Miguel Ángel Ortiz, quien se felicita por haber puesto en marcha la titulación de Técnico de Producción Agropecuaria especializado en producción porcina. Esta FP dual ha cobrado cuerpo en el CIFP Agraria Ávila, situado a tres kilómetros de la capital abulense, y no habría sido posible de no haber existido la federación.

Progreso

Para Feporcyl, la formación es una de las cuestiones pendientes del porcino regional. “Es la principal vía para conseguir profesionales cualificados que nos permitan ser competitivos, modernos y ofrecer una alternativa de progreso al medio rural”, subraya Ortiz.

Aunque el número de retos es enorme. Para afrontarlos resulta “vital” la interlocución que representa la federación. Gracias a ella se ha conseguido otro logro, como su incorporación a la Mesa de I+D de Castilla y León, “una gran noticia, puesto que es importantísimo que la voz del productor esté presente en cualquier foro. Esa voz está para que se presenten proyectos que salgan adelante y, de este modo, aportar nuestro granito de arena ante los cambios que se avecinan. Queremos ser una pata más de esta Castilla y León que estamos haciendo entre todos”, apunta.

Esa voz va a ser muy importante en relación con el medio ambiente y la cuestión de los purines, tan presente en los medios de comunicación pero que no representa una amenaza en Castilla y León. “El purín no es un problema; el problema solo está en su mala gestión”, recalca.

Por eso destaca la existencia de buen número de proyectos para producir biogás a partir de purín, “que sobre el papel son viables, si bien los márgenes son tan ajustados que cualquier problema puede hacer que el proyecto se venga abajo”.

Por eso es tan importante implicar a la administración desde el punto de vista económico. “Por ejemplo, dando ayudas para construir las plantas, pagando por cada kilovatio vendido a la red… Sería fundamental para dar un empujón a esta fuente de energía, con grandes beneficios para el sector pero también para el conjunto de España”. Para Ortiz, esa apuesta “contribuiría a romper la dependencia con respecto a las fuentes fósiles de energía, que en su mayoría proceden de otros países”.

Al mismo tiempo, “se generaría un nuevo nicho de negocio, dando un valor a ese purín y generando puestos de trabajo en el medio rural”, recalca.
De hecho, hay margen para el crecimiento. Desde Feporcyl se calcula que su actividad solo ocupa el 30% del territorio que podría abarcar en relación con la generación de purines. “Hay margen para seguir creciendo y, en sentido práctico, muchos agricultores con interés por diversificar su actividad y generar un mayor valor tienen la opción de entrar en el circuito del porcino, por ejemplo mediante el sistema de integración”.

Amortizable

Para Feporcyl, un profesional que dé el paso deberá afrontar inversiones razonables: “Un ejemplo estándar podría ser una granja de 4.000 cerdos, que con una inversión de 500.000 o 600.000 euros es amortizable en siete años. Ese número de animales se considera una unidad de trabajo, de modo que el propio agricultor puede ganar un sueldo digno a lo largo de ese periodo de amortización”, señala el presidente.

Además, el trabajo “es asumible, puesto que cuentas con todo el asesoramiento de la empresa en la que te integras, de la federación, de la propia administración, con la que hay sintonía. Sin ir más lejos, la nueva ordenación aprobada por el ministerio especifica la formación que necesitas sobre bienestar animal, sobre seguridad… algo que nosotros mismos apoyamos porque es evidente que se requieren unos mínimos para trabajar en este sector”, recalca.

Para pilotar los cambios que están por venir Feporcyl funciona de forma ágil y transparente, “ya que la propia Junta Directiva está formada por los presidentes de las asociaciones de Valladolid, Ávila, Burgos y Soria. Pero sabemos que trabajamos con el respaldo del 100% de la producción”, remacha su presidente.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img