spot_img

La publicación agraria líder

sábado, octubre 1, 2022
spot_img
InicioGeneralEl porcino se reivindica como un sector estratégico en el Encuentro Agroprofesional...

El porcino se reivindica como un sector estratégico en el Encuentro Agroprofesional de CAMPOCyL en Soria

La jornada de trabajo reunió en la sede FOES a profesionales, administraciones y empresas agroalimentarias del sector

CAMPOCyL organiza, de la mano de ITACYL, Vitartis y el Banco Santander, un ciclo de 9 jornadas de trabajo que recorren la región acercando a los profesionales del campo y a empresas más representativas del sector

María Álvarez. El sector agroalimentario se ha convertido una vez más en protagonista de los Encuentros Agroprofesionales de CAMPOCyL. En esta quinta cita, le llegó el turno al porcino, que sigue siendo sector ganadero más importante en Castilla y León con un valor estimado de producción de 1.200 millones de euros anuales.

Una nutrida representación de este área se ha congregado en la sede de la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas en una jornada de trabajo en la que se ha analizado la actualidad del sector del porcino y sus retos en la Comunidad. La situación de los mercados, los modelos de negocio, la relación entre el productor y la industria o la innovación dentro del sector son algunos de los temas sobre los que han conversado los productores, empresarios agroalimentarios e instituciones reunidos.

En esta jornada de trabajo han participado: Jorge Llorente, director del ITACYL; Miguel Ángel Ortiz, Feporcyl; Emilio Izquierdo, Centro de Pruebas del Porcino CyL; Anselmo García, Soriactiva; José Muñoz, Copese; José Luis Gento, EALUSA; José Gago, Banco Santander; Teo Martínez, Embutidos La Hoguera; Eduardo Sevillano, Copiso; Jesús Maes, Carnes Selectars; Raúl Labanda, vicepresidente de Aporso; Víctor Samuel, Embutidos Moreno Sáez, y Carlos García, Agrocesa. El debate ha estado moderado por Máximo Gómez, director de CAMPOCyL.

La razón de ser de este tipo de encuentros es el diálogo. Esa premisa la ha entendido bien Jorge Llorente, director del ITACYL, que se ha encargado de “poner deberes” a los participantes. “¿Qué podemos hacer para que el sector sea más resiliente? ¿Dónde puede el ITACYL echar una mano?”, preguntaba.

La administración regional quiere seguir apoyando a un sector que según afirman les da “muchas alegrías”. “El porcino es un sector profesional y dinámico, que ha sabido adaptarse a los tiempos y a los retos que se le han presentado”, destacaba Llorente.

Lo cierto es que el sector del porcino es muy relevante para la Comunidad. Castilla y León presume de ser la segunda región ganadera de España, por detrás de Cataluña. Aquí se concentra más del 13% del censo nacional de porcino con más de 4 millones de cabezas, repartidas en 4.125 granjas.

La integración, clave para la estabilidad del sector

El sector del porcino marcha bien, así lo acreditan las cifras: desde 2010, su valor ha crecido un 40%. “El sistema funciona porque todos estamos remando en la misma dirección”, afirmaba Miguel Ángel Ortiz, presidente de FEPORCYL.

En esta buena marcha del sector la integración ha sido clave. “La integración da estabilidad. Sin ella, el porcino no existiría”, recalcaba Ortiz. En esta misma línea se mostraba José Muñoz, CEO del Grupo Alimentario COPESE: “La integración es fundamental para el desarrollo presente y futuro del sector”.

Por su parte, Raúl Labanda, vicepresidente de APORSO, ha destacado la evolución del sector en los últimos años: “Ha experimentado una evolución más espectacular que la agricultura y esto solo ha sido posible gracias a la integración. Esta nos ha permitido ser más eficientes y más productivos”.

El modelo de integración ha crecido muy rápido y es el momento de hacer balance de situación. “El sector tiene muchas fortalezas, pero se pueden tornar debilidades. En otros países han sido más previsores que nosotros. Si llega la peste porcina africana puede acabar con el 30% de la producción y no lo estamos teniendo en cuenta. Tenemos que ser más proactivos, tener más autocontrol”, señalaba Jesús Maes, gerente de aprovisionamiento, abastecimiento y cultivo en Campofrío Frescos.

Retos: relevo generacional y mano de obra

El porcino no vive ajeno a los problemas endémicos que afectan al medio rural. La despoblación y el éxodo rural afectan también a un sector en el que escasea la mano de obra.

El gran hándicap de crecimiento que tiene actualmente el sector es la mano de obra”, denunciaba José Luis Gento, consejero delegado de EALUSA. Eduardo Sevillano, responsable de Producción Porcina de Copiso, también ha destacado que varios de sus “socios con granjas propias han ido cesando su actividad, por la ausencia de relevo generacional”.

La solución para atraer personal al sector pasa por la formación. “Tenemos que dignificar entre todos el tipo de mano de obra del sector ganadero”, apuntaba Carlos García, director Comercial y de Desarrollo del área de cebo de Agrocesa.  

Desde FERPORCYL han puesto en marcha un proyecto educativo que busca formar “buenos profesionales” que garanticen el futuro del porcino y que ya se desarrolla en Burgos y Segovia.

“El camino que hay que seguir es informar y formar”, señalaba Anselmo García, director de la Fundación Soriactiva. La fundación aumenta cada día sus efectivos para seguir asesorando a numerosas empresas del sector, conscientes de la importancia de la formación.

Asignatura pendiente: la comunicación

“En los últimos tiempos estamos viviendo una demonización del sector”, denunciaba José Muñoz, CEO del Grupo Alimentario COPESE. En este sentido, “tenemos que tratar de trabajar las conciencias con datos”.

El sector del porcino necesita comunicar más y mejor. Esta es la opinión unánime de todos los participantes del Encuentro Agroprofesional de CAMPOCyL.

Teo Martínez, director gerente de Embutidos La Hoguera, lo tiene claro: “no hemos sabido explicar bien lo que hacemos. Campo, granja e industria son lo mismo, y tenemos que hacérselo entender al consumidor”.

El problema es que “el consumidor está tan lejos de la producción que no la entiende”, explicaba Jesús Maes. Un ejemplo es una encuesta realizada por Campofrío en la que solo el 8% de los participantes sabía lo que era la variedad de cerdo duroc.

Las investigaciones avalan al sector: “nunca hemos comido carne de tanta calidad como la que comemos ahora y eso hay que hacerlo saber al consumidor”, destacaba Emilio Izquierdo, responsable del Centro de Pruebas de Porcino.

El torrezno de Soria, caso de éxito

Las marcas de calidad y de garantía suponen un importante impulso para el sector agroalimentario. En el porcino, han sabido como nadie potenciar uno de sus máximos activos: el torrezno de Soria.

La marca de garantía “es un logro que hemos conseguido trabajando juntos y poniendo el producto por encima de las marcas”, destacaba Teo Martínez. Una figura de calidad que produce actualmente 1.750.000 kilos de torreznos anuales.

La base de este éxito, que marca el camino de las figuras de calidad a otros productos como el chorizo o el jamón, ha sido la innovación. “Conseguimos con un proyecto de I+D que una persona pueda cocinar un torrezno de Soria en 5 minutos y manteniendo la máxima calidad”, contaba Víctor Samuel, fundador y administrador de Embutidos Moreno Sáez y presidente de la Marca de Garantía Torrezno de Soria.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img