spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioGirasolACOR inicia una nueva campaña de contratación de girasol

ACOR inicia una nueva campaña de contratación de girasol

La Cooperativa garantiza un precio mínimo de 320 euros por tonelada para el común y 360 euros para el alto oleico. El año pasado se firmaron 6.616 hectáreas, principalmente en Valladolid, Palencia, Segovia y Zamora

La Cooperativa ACOR ha puesto en marcha este 1 de abril una nueva campaña de contratación de girasol, que se prolongará hasta el 31 de mayo, y en la que se garantiza al Socio un precio mínimo de 320 euros por tonelada para el girasol común y 360 euros para el alto oleico.girasol

La Cooperativa renueva de este modo su compromiso para asegurar al Socio un rendimiento mínimo por sus entregas de pipa de girasol que en los últimos ocho años ha oscilado entre los 312 y 340 euros (para el común) y 337 y 400 euros (para el oleico). No obstante, en la mayoría de los casos, el precio final percibido por el agricultor ha sido superior para ambas variedades.

En la campaña del año pasado, ACOR contrató en total 6.616,66 hectáreas en todas las provincias de Castilla y León (principalmente en Valladolid, Palencia, Segovia y Zamora) así como en Navarra. De ellas, la mayoría girasol común, 5.283,55 hectáreas, y el resto, 1.333,11 hectáreas, de alto oleico.

Recomendaciones

Al igual que en el resto de cultivos, ACOR recomienda a los agricultores efectuar un análisis de tierra para conocer la fertilidad del suelo en el que se va a sembrar el girasol y poder ajustar el abonado, un servicio que la Cooperativa efectúa de forma gratuita a sus Socios.

En general, el girasol no es exigente en cuanto a tipos de suelo. Desde el punto de vista del pH, tiene un buen desarrollo con valores entre 6,5 y 8, siendo más adversas al cultivo condiciones ácidas del suelo frente a terrenos alcalinos. La planta sufre con los encharcamientos por lo que es importante que exista un buen drenaje. Además, tolera mal la salinidad que afecta a su desarrollo vegetativo y al contenido de aceite de la pipa.

Es un cultivo que se adapta a distintos ambientes y admite grandes variaciones de temperatura sin que disminuya mucho su rendimiento, siempre y cuando no se produzcan heladas una vez que el girasol ya ha nacido. Tanto el desarrollo vegetativo como la producción final serán más favorables con temperaturas más bien suaves.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img