spot_img

La publicación agraria líder

domingo, abril 2, 2023
spot_img
InicioGirasolEs mejor sembrar un buen girasol convencional que un mal alto oleico

Es mejor sembrar un buen girasol convencional que un mal alto oleico

José Antonio Blanco
Semillas Blanco

Es mejor sembrar un buen girasol convencional que un mal alto oleico. ¿Por qué digo esto? La mayoría de las variedades de semilla de girasol alto oleico que hay en el mercado son poco competitivas, unas porque producen menos kilos, otras porque el contenido en aceite es menor del 44%, y por lo tanto están penalizadas, y otras porque no llegan al 80% de ácido oleico, que es el mínimo que permite la industria, y son rechazadas.

Hay muy pocas variedades que reúnan los tres factores que hacen que el alto oleico sea muy interesante (producción, contenido graso por encima del 44% y ácido oleico más del 80%). La consecuencia de no llegar a estos parámetros de calidad hace que el plus de precio que hay por encima del girasol convencional se quede reducido o incluso se pierda, saliendo la rentabilidad inferior al girasol convencional.

¿Cómo podemos saber qué girasol alto oleico merece la pena sembrar?

Las pocas variedades que reúnen los tres parámetros de calidad suelen estar en manos de empresas que optan a la compra de la cosecha y que, además, dan todo tipo de información veraz acerca del producto para que no haya sorpresas desagradables.

Por tanto, lo más aconsejable es pedir información a un buen profesional que cierre todo el ciclo, desde la venta de semilla a la compra de la cosecha. Esto nos da garantía de que la semilla que vamos a utilizar realmente merece la pena, pues el vendedor de semilla está implicado en la compra, y en nuestro caso garantizo que el diferencial de precio a favor del alto oleico se cobrará al 100%.

Pedir la semilla con antelación también tiene su importancia, pues las variedades competitivas son las más demandadas y se suelen agotar.

En cuanto a las buenas prácticas que debemos tener en cuenta en la siembra de girasol alto oleico, una vez que tengamos la semilla elegida la técnica de cultivo es exactamente igual que el girasol convencional, pero conviene señalar que la limpieza de la máquina de siembra tiene que ser perfecta, sacando todos los restos de semilla que tengan los botes de la siembra anterior, sobre todo si vienen de sembrar girasol convencional; si quedan restos de semilla y la parcela que vamos a sembrar es pequeña, la contaminación de los restos de semilla puede hacer bajar el contenido en ácido oleico y quedarse por debajo del 80%: en consecuencia nos pueden rechazar la partida.

Con la cosecha también hay que ser cuidadoso, procurando no mezclar con girasol convencional ni en remolques ni en el montón; esto también nos podría estropear la calidad, pues el girasol convencional suele tener alrededor del 15% de ácido oleico y con poca mezcla podemos estropear un montón.

Como se puede comprobar, la práctica no es nada difícil; simplemente hay que ser cuidadoso.

Para esta campaña 2019 aconsejo sembrar un buen alto oleico, pues es un producto cada vez más demandado por la industria.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img