spot_img

La publicación agraria líder

sábado, enero 28, 2023
spot_img
InicioGirasolMedir la capacidad de adaptación del girasol a las diferentes zonas

Medir la capacidad de adaptación del girasol a las diferentes zonas

El departamento técnico de Agropal prueba las variedades de girasol en terrenos altos y poco productivos. De esta manera reproduce las características mayoritarias de las siembras de sus socios, con el propósito de comprobar la capacidad de adaptación de las semillas a las diferentes zonas
Es el noveno año que Agropal hace ensayos sobre girasol. Son pruebas en las que someten a las variedades a condiciones que distan mucho de ser las ideales para obtener altas producciones. “Que son productivas ya se les supone por genética…”, argumenta Javier González, responsable de los sondeos que realiza la cooperativa palentina.

El diseño del experto para los exámenes está encaminado a obtener datos sobre fecundación y floración de las variedades testadas, a sacar la máxima información de cómo se comportan en condiciones reales. Eligen parcelas poco productivas, a más de 900 metros de altitud y hacen la sementera en bandas en lugar de la siembras en las microparcelas, más habituales en este tipo de verificaciones.

Antigüedad (en el Cerrato), el norte de Palencia, Tierra de Campos y Benavente son los lugares elegidos para ensayar. De esta manera cubren todo el abanico de las distintas zonas en las que los socios de Agropal cultivan tierras. Lo habitual es que seleccionen códigos para probar durante varios años. Algunas campañas han dedicado a estos experimentos hasta 20 hectáreas de terreno. Cuando la variedad sale ya al mercado con nombre la someten a pruebas más extensas. Según sean los resultados, los técnicos de Agropal deciden si se quedan con ella para que la siembren los socios o no.

“Son ensayos internos para los socios. Le preguntamos a cada uno en qué fecha, en qué terreno y para qué destino quiere el cultivo. A partir de ahí le hacemos una recomendación a la carta para que el éxito de la variedad solo la pueda variar la meteorología”, explica González. Este es el hecho diferencial de los ensayos de la cooperativa; que el test de variedades les permite hacer recomendaciones precisas, con fechas ideales de siembra para cada zona y variedad. De esta manera, puede suceder que un girasol al que la luz le resulte especialmente determinante en su ciclo vegetativo haya que sembrarlo un mes antes en el norte palentino que en las fincas más al sur. Son conclusiones fundamentales que difícilmente se podrían constatar sin estas verificaciones en condiciones reales.

tablas girasol Agropal

La producción media de pipa en las tierras bajo la influencia de Agropal estaba entre 600 y 700 kilos por hectárea. En el segundo año en que la cooperativa hizo recomendaciones a los socios -a partir de los datos obtenidos en las pruebas- subió ya en más de 200 kilos por hectárea. “Nuestros ensayos no son para ver quién produce más, sino para saber qué variedad se adapta mejor a nuestras parcelas”, insiste Javier González una y otra vez.

La aplicación práctica de estas pruebas está fuera de toda duda. Incluso las marcas se interesan por los resultados, que les dan otra perspectiva del comportamiento que tienen sus variedades en un entorno que les plantean condiciones mucho más exigentes que las de los ensayos habituales.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img