spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 27, 2022
spot_img
Iniciojornadas-patata-2021Mercadona, un compromiso con la patata de Castilla y León para ofrecer...

Mercadona, un compromiso con la patata de Castilla y León para ofrecer calidad

La cadena compra en la región hasta que se agota la producción de la comunidad autónoma. Lleva cinco años trabajando con el objetivo de alargar la campaña nacional todo lo que sea posible. En los últimos años ha incrementado el volumen de compras

La apuesta de Mercadona por el producto nacional es una constante desde sus orígenes, y lo mismo sucede en Castilla y León, donde Mercadona está presente desde el año 1998, cuando abrió su primer supermercado en Segovia. Desde entonces, la compañía no ha dejado de apostar por esta comunidad autónoma, tal como avalan sus cifras: una red de 66 supermercados, un bloque logístico en Villadangos del Páramo (León) y una plantilla que hoy supera los 4.000 trabajadores con empleo estable y de calidad.

“Actualmente estamos muy orgullosos de poder decir que nuestras compras en la región sobrepasan los 1.643 millones, lo que supone el 16% del total de la industria agroalimentaria regional”, apunta Laura Merino, especialista en patata del Departamento de Prescripción de Mercadona. Es un dato que ha ido creciendo significativamente año tras año, como lo demuestra el hecho de que en los últimos diez las compras a proveedores regionales se hayan incrementado en un 75%, comprando 704 millones más que en 2009.

En términos macroeconómicos, un estudio liderado por la Universidad de Valladolid, la Universidad de Valencia y el IVIE ha medido el impacto económico de Mercadona en Castilla y León, concluyendo que aporta 1.226 millones en términos de renta y 36.198 ocupados lo que supone respectivamente el 2,1% del PIB regional, y el 3,6% del empleo en Castilla y León.

Cien por cien española

“Además, si nos circunscribimos al ámbito agrario la contribución de Mercadona en el sector primario es incluso mayor que al total de la economía regional, ya que aporta el 4,2% del PIB y el 8,3% del empleo de dicho sector en Castilla y León”, abunda Merino.

Mercadona compra patatas procedentes de Castilla y León, además de Andalucía, Región de Murcia, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, La Rioja, Asturias, Euskadi, Galicia, Baleares y Canarias. Solo importa tubérculo desde septiembre/octubre hasta abril/mayo aproximadamente. Siempre una vez ha agotado el volumen de producción de la campaña española, no habiendo cultivo en España durante esos meses. “Durante la campaña española tenemos patata 100% española, procedente de diferentes comunidades autónomas”, recalca la experta patata del Departamento de Prescripción.

Además, en Mercadona llevan más de cinco años trabajando con el objetivo de alargar la campaña nacional siempre que sea posible, y siempre que tanto la calidad como la calidez sea la que demandan los clientes. Desde este mismo año, tiene la patata verdete en más de 750 tiendas. Para disponer de esta patata, sus proveedores ‘totalers’ están trabajando para disponer de una patata temprana de invierno, de variedades soprano y monalisa.

El 100% de los proveedores con los que Mercadona mantiene relaciones estables son españoles. “En el caso de Castilla y León, la patata siempre ha sido uno de los cultivos referentes de la región, un cultivo al que se dedican muchas hectáreas y en el que también hay muy buenos profesionales con experiencia contrastada en el cuidado del tubérculo”, señala Merino.

Más compras

Por ello, y debido a la firme apuesta de Mercadona por la calidad, en los últimos años han incrementado sustancialmente sus compras de patata en la región a través de proveedores especialistas como Patatas Hijolusa o Patatas Meléndez, quienes a su vez mantienen relaciones estables y de confianza con agricultores locales, consolidando así un modelo de cadena agroalimentaria sostenible “del que nos sentimos orgullosos de formar parte y que nos permite finalmente poder ofrecer a nuestros clientes un producto autóctono de la máxima calidad”, indica.

No obstante, siempre hay puntos de mejora en todos los procesos productivos. En el caso de la patata, todos deben ser especialistas en su parte del proceso para ser muy eficientes y llevar al consumidor final un “producto de la máxima calidad a un precio competitivo y obteniendo una ganancia por parte de todos los eslabones de la cadena”.

“Para ello, debemos realizar muy bien nuestro trabajo rutinario y tener una actitud abierta a la mejora continua. Seguimos trabajando para seguir incrementando el alto grado de profesionalización en el sector, con el objetivo de alargar al máximo la campaña de Castilla y León para que no tenga que finalizar antes de lo esperado”, propone Merino. “Todo ello con el objetivo de aumentar las compras locales y mejorar el rendimiento”, añade especialista en patata de Mercadona.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img