spot_img

La publicación agraria líder

sábado, mayo 28, 2022
spot_img
InicioOtros CultivosAlerta contra el uso de patentes en el sector agrícola europeo

Alerta contra el uso de patentes en el sector agrícola europeo

Copa y Cogeca critican que se producirá una reducción del número de productos y de variedades, así como en un aumento de los costes
El Copa y la Cogeca han alertado contra el uso de patentes en el sector agrícola europeo en un seminario organizado esta semana en Bruselas por la Oficina comunitaria de variedades vegetales (OCVV) sobre la interfaz entre las patentes y las obtenciones vegetales, diciendo que resultará en una reducción del número de productos y de variedades así como en un aumento de los costes.

En el evento, el presidente del grupo de trabajo «Semillas» del Copa-Cogeca, Thor Kofoed, explicó que “un sistema de patentes en el sector agrícola europeo no ayudará a los agricultores a obtener mejores variedades de cultivo adaptadas a las condiciones locales. Por el contrario, «dará lugar a una reducción del número de productos y de variedades y a costes adicionales».

El Copa y la Cogeca están preocupados por el creciente número de patentes concedidas para plantas. Kofoed se ha referido a la reciente decisión de la Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes (EPO por sus siglas en inglés), la cual reconoce dos patentes: una de la empresa británica para el brécol que contiene una sustancia amarga anticancerígena y otra de una empresa israelí para el tomate 'arrugado' con bajo contenido de agua.

Aún así, el Copa y la Cogeca advierten de que las características específicas de estas plantas de brécol y tomate no fueron inventadas o fabricadas artificialmente, «estuvieron presentes ya en las plantas madres silvestres y son el resultado de prácticas de cruce y selección, es decir, procesos esencialmente biológicos». El Copa-Cogeca teme que mediante esta decisión se amplíe el alcance de la patente a todas las plantas de brécol y de tomate que presenten las mismas características.

«Esta protección significará que todas las empresas que producen variedades con las mismas características tendrán que obtener una licencia del titular de la patente», lo que, según indican, plantea un riesgo tanto para los agricultores como la sociedad en general, ya que entienden que podría poner en peligro los progresos en el fitomejoramiento, frenar la innovación y disminuir la biodiversidad, resultando en una mayor consolidación de la industria de semillas.

«Teniendo en cuenta los elevados costes jurídicos asociados con el registro de patentes, así como los altos costes de transacción del proceso de licencia, sólo un número limitado de grandes empresas lograrán sobrevivir», y por ello Kofoed subrayó los beneficios del sistema europeo de variedades

vegetales que ayuda a los agricultores a obtener nuevas variedades y productos adaptados a las condiciones locales, algo crucial cuando los agricultores deben hacer frente a tantos retos como, por ejemplo, el cambio climático y la creciente demanda alimentaria mundial.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img