spot_img

La publicación agraria líder

sábado, enero 28, 2023
spot_img
InicioOtros CultivosEl guisante se queda en una cuarta parte de su producción media...

El guisante se queda en una cuarta parte de su producción media habitual

Mucho calor y nada de agua. Y menos guisantes que nunca. La cosecha, ya prácticamente terminada en Castilla y León, ha sido calamitosa. Solo se han recogido entre 200 y 300 kilos por hectárea, a pesar de que lo normal es que se superen los mil kilos en un año normal y dependiendo de las tierras.

Ricardo García ha llegado a los 300 kilos en sus terrenos de Toro (Zamora). “Muy mal este año. El cultivo estaba muy bajo y, por eso, ha costado recogerlo. Si se hubiera podido cosechar bien es posible que hubiéramos llegado a los 500 kilos por hectárea, pero así es imposible”, lamenta.

La sequía ha motivado el desastre. También las enfermedades se han cebado con esta leguminosa, por si fueran ya pocas las desgracias. “Ha habido más que nunca. Hemos tenido mucho pulgón; lo hemos tratado y no ha servido para nada…”, señala García. En la comarca zamorana, el guisante es una siembra que goza de mucha aceptación en las rotaciones. Aporta nutrientes que le van a la perfección al cereal de la próxima sementera.

En Valladolid es similar el panorama. Francisco Javier García, de la empresa de servicios Agricón, cifra también en las mismas cantidades lo que ha podido cosechar en la zona de Alaejos, Cantalapiedra y el páramo de Ciguñuela. Aquí ha llegado a recolectar cerca de 2.000 kilos por hectárea un una parcela. La justificación es que estaba destinada a la obtención de semilla, por lo que había recibido todos los mimos para alcanzar las mejores condiciones posibles.

En estas tierras vallisoletanas apenas queda nada de guisante por recoger. Lo poco que todavía está en el campo es casi seguro que quedará ahí. La parte buena es que la calidad da la nota, aunque eso no tiene incidencia en el precio. Los agricultores han entregado la cosecha, pero la mayoría desconoce qué percibirá por ella.

Tampoco en la cooperativa Cocetra tienen claro el valor. En el sur de Valladolid ha quedado el 30% de la superficie sin segar y las perspectivas de venta no invitan al optimismo. “La campaña ha sido muy mala”, certifica el presidente, Armando Caballero. La recogida la han podido hacer algunos productores gracias a que disponían de una máquina nueva, con un peine que se adapta mejor al suelo para cosechar cultivos tan bajos.

Fotografía: Cosecha de guisante en Giguñuela (Valladolid).

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img