spot_img

La publicación agraria líder

sábado, mayo 28, 2022
spot_img
InicioOtros CultivosGirasol alto oleico 2015, una alternativa de cultivo muy interesante

Girasol alto oleico 2015, una alternativa de cultivo muy interesante

José Antonio Blanco, Delegado Acesur y Gerente de Semillas Blanco S.L.
El girasol alto oleico puede ser una alternativa muy interesante, siempre y cuando se maneje de forma adecuada. El porcentaje de ácido no debe ser inferior al 80% para evitar rechazos sobre la entrega de la partida. Requiere la misma labor que el convencional

Debemos respetar unas reglas básicas en el manejo del girasol alto oleico. En primer lugar, elegir un buen hibrido. Se
dice que el alto oleico tiene una producción más baja que un girasol convencional, y no faltaría razón si contásemos con la semilla de unos cuantos años atrás. Sin embargo, se ha avanzado mucho en mejoras genéticas, y en los últimos años hay híbridos en el mercado que pueden igualar la producción de muchos convencionales. Por lo tanto podemos decir que hoy en día hay variedades de alto oleico con una producción similar a las convencionales.

Otro factor a tener en cuenta en el hibrido que elijamos es el porcentaje en ácido oleico, que no debe ser inferior al 80%, pues por debajo nos rechazaran la partida. Los híbridos actuales suelen superar este parámetro sobradamente. Otro aspecto, y no menos importante, es el contenido en aceite o contenido graso; lo ideal es que esté por encima del 44%. De esta forma no nos llevaremos sorpresas negativas a la hora de la liquidación, pues si nos quedásemos por debajo de este parámetro tendríamos penalización del 1,5% por cada punto por debajo del 44%, y la prima se vería reducida.

Tengamos cuidado con esto, pues en el mercado no hay muchos híbridos que cumplan con este requisito. Es recomendable consultar con especialistas en la materia que asesoren bien. Quien mejor puede informar al agricultor son los profesionales del sector que compran girasol, ya que suelen conocer perfectamente la mayoría de los híbridos
debido a que al comprar el producto final saben perfectamente las características de las diferentes variedades. Una regla básica es que, una vez que elegimos la variedad, debemos tener especial cuidado en la siembra, limpiando bien la máquina para que no haya contaminación con semillas convencionales. Si nos quedan restos de otra semilla, y hacemos la sementera en parcelas pequeñas, la contaminación puede ser excesiva y no lograr el porcentaje mínimo de oleico. 

El aislamiento de parcelas no es necesario, pues los híbridos autofecundan muy bien y no se suelen dar casos de contaminación. De cualquier manera, si el hibrido que elegimos tiene un contenido en oleico muy alto, mejor. El cultivo, por lo demás, es exactamente igual que en convencional en cuanto a herbicidas, riegos (si los hubiese), etc. 

Tercero, la recogida; en este momento otra vez el manejo es importantísimo, ya que el girasol alto oleico hay que cosecharlo a parte. No se puede mezclar ni en pequeñas cantidades, ya que el girasol convencional tiene muy poco ácido oleico; porcentajes que rondan el 20%, a poca mezcla que haya, bajaríamos el porcentaje del oleico a menos del 80% y nos rechazarían la partida. Por lo tanto, hay que limpiar la tolva de la cosechadora y hacer montón aparte, y no mezclar ni en el transporte ni durante el manejo. 

Ventajas del alto oleico.

La ventaja más importante es el precio. El alto oleico está generando más demanda en el mercado nacional y, por otro lado, su siembra se ha visto reducida al 15% en campañas anteriores, posiblemente por el mal manejo del producto y porque los híbridos antiguos no eran tan competitivos como los actuales. Así, es un producto demandado y escaso. Esto ha hecho que los márgenes diferenciales del precio hayan aumentado mucho, de forma que en esta última campaña de 2014 hemos tenido una diferencia de más de 100 euros por tonelada.

Es por esto que en la presente campaña 2015 se esté demandando el alto oleico más de lo habitual. Tanto es así que se prevé que la semilla de alto oleico se agote; por lo menos la de las variedades competitivas. Esta puede ser la consecuencia, que el diferencial tan marcado de precio que hoy existe se reduzca a primas inferiores del orden de 36
euros por tonelada. Teniendo en cuenta que hemos dicho que las producciones son similares, aunque se recortase un
poco la prima, creo que sembrar alto oleico es una buena elección. Eso sí, con un buen híbrido.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img