spot_img

La publicación agraria líder

sábado, mayo 21, 2022
spot_img
InicioOtros CultivosLa alfalfa deshidratada y su valor nutritivo para animales

La alfalfa deshidratada y su valor nutritivo para animales

Esta leguminosa forrajera se utiliza fundamentalmente para aportar proteína de gran calidad, macronutrientes, microminerales y vitaminas de forma natural en la ración del ganado
La alfalfa es cada vez más un producto comercializado en su forma deshidratada, aproximadamente el 70% se transforma, y varios son los factores que han inducido este desarrollo, como explican desde el grupo alimentario Agropal. Desde el punto de vista agronómico, la ampliación y la mejora de las técnicas de riego junto con la selección de nuevas variedades han hecho más atractivo el cultivo.

La alfalfa «en cualquiera de sus formas» es una buena fuente de proteínas a nivel intestinal para satisfacer las necesidades en aminoácidos, también proporciona nitrógeno degradable a nivel del rumen para las necesidades microbianas y mantener de esta forma la ingesta, la digestibilidad y la síntesis de proteínas microbianas, «lo cual la pone en ventaja frente al ensilado de maíz». También es una fuente interesante de minerales (Ca y P principalmente) y vitaminas, según indicaron desde Agropal.

Hay que tener en cuenta que su valor nutritivo disminuye rápidamente con la edad del forraje y con las pérdidas durante la manipulación.

Proceso de deshidratado

La deshidratación se lleva a cabo por secado rápido a altas temperaturas, es el proceso de conservación que provoca menos pérdidas nutritivas al reducir las pérdidas por respiración entre la siega y la muerte de la planta.

Tras una fase de presecado en campo, que en los cortes de verano es de aproximadamente 48 horas, la alfalfa se entrega en fábrica cercana al 30% de humedad. Para ello, la alfalfa se ha recogido con buenas condiciones para evitar la pérdida de calidad, y se ha troceado mediante picadoras o carros picadores. En estos momentos aproximadamente un 85% se recoge con carros picadores y el 15% restante, mediante picadoras y remolques para el transporte.

A la entrada se clasifica la alfalfa y separa por calidades y estratos de humedad, pasando tras una corta estancia en playa al proceso propiamente dicho de la deshidratación. Deshidratación: La alfalfa se hace pasar por un secadero (tromel de un solo paso) al que llega un flujo de aire caliente (de unos 300 °C), proveniente de quemador y horno de combustión, que en pocos minutos hace que la materia prima pierda parte del agua de constitución y salga del mismo por aspiración, con una humedad de entre el 12-14% (que permitirá junto al enfriado que la estiba puede ser de larga duración).

Ventajas del uso de alfalfa deshidratada

El proceso de deshidratado aporta:

  • Producto homogéneo y estable.
  • Aseguramos unos controles de trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria (AENOR).
  • Evitamos fermentaciones al bajar la humedad.
  • Prolongamos la conservación.
  • Pacas de mayor peso, ahorramos espacio, conseguimos más cantidad de materia seca en menor espacio.
  • Alta calidad nutritiva, elevado aporte de proteína de calidad.
  • Suministro regular a lo largo del año.
  • Forrajes adaptados al sistema de alimentación de cada explotación.
  • Estimula la rumia y la masticación.

Supone la remasticación de la ingesta de alfalfa que ha sido sometida a un proceso de fermentación microbiana; de esta manera se hace trituración delicada del alimento, posteriormente se procede a la masticación e insalivación cuidadosa del material para favorecer el ataque de los microorganismos en el rumen y el buen funcionamiento del mismo.

  • Aumenta la secreción de la saliva

Este efecto está relacionado con el anterior. La fibra de la alfalfa estimula la masticación y a su vez la salivación, con lo que aumenta la cantidad de bicarbonato que llega al rumen a través de la saliva. Esto ayudara a controlar el pH, subiéndolo y evitando problemas en la rumia por lo consiguiente evitamos problemas de acidosis en los animales.

  • Ayuda a enlentecer el tránsito de los alimentos en el rumen.

En determinadas ocasiones, esto nos puede ayudar a que se aprovechen mejor más otros alimentos como los concentrados proteicos y los cereales.

  • Ayuda a controlar la bajada del pH ruminal.

El consumo de alfalfa evita acidosis ruminal causante de la bajada de pH en el rumen.

  • Ayuda a la ingestión del animal.

La reducción del tamaño de las partículas de un forraje provoca automáticamente un aumento en las cantidades ingeridas, que unido a la gran ingestibilidad de la alfalfa determinan ingestiones elevadas. Esto es de gran interés cuando se trata de animales con elevadas producciones (vacas de leche, ovejas lecheras…).

  • Ayuda a mejorar la composición de la leche.

En la situación actual del mercado de la leche donde se prima la proteína y se penaliza la grasa de la leche, la alfalfa puede modificar la composición de la leche en sentido favorable para incrementar la primera y reducir la segunda.

El nivel de fibra y la forma física de las partículas de la fibra afectan la rumia, y a la producción de AGV (Ácidos Grasos Volátiles), favoreciendo una mayor producción de ácido propiónico.

El forraje como tal, debe ser incluido en la ración en al menos el 40 al 50% de la materia seca total que consume, o en el 1,40% de su peso vivo. El tamaño del picado no debe ser menor a 1,5 pulgadas de modo de evitar los problemas anteriormente descritos.

Los animales requieren un mínimo de 19- 21% de fibra detergente ácido (FDA) en la ración, expresado como materia seca. El consumo de fibra detergente neutro (FDN) debe ser sobre el 26% del total de la materia seca. Al expresarlo como fibra cruda el requerimiento es del 17%. Se debe suministrar el 75% del FDN como forraje ya que bajo este nivel se incrementa el riego de acidosis ruminal, fluctuación en el consumo de materia seca, laminitis y rápida pérdida de condición corporal, especialmente al comienzo de la lactancia.

Agropal cuenta con dos plantas de deshidratado de forraje ubicadas ambas en Palencia (Astudillo y Villoldo). Para obtener la mayor rentabilidad de los socios, en ellas también se elabora otra serie de forrajes deshidratados (vezas, esparcetas, ray-grass…) y otros formatos de productos, paja picada y granulado de paja y alfalfa. Todos estos productos ofrecen grandes ventajas para la alimentación de los animales.

Gracias a la amplia gama de productos y servicios técnicos de la Cooperativa cualquier duda o necesidad que tenga, se la podemos solucionar.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img