spot_img

La publicación agraria líder

sábado, febrero 4, 2023
spot_img
InicioPatataCómo mantener a raya a la Rhizoctonia solani en patata

Cómo mantener a raya a la Rhizoctonia solani en patata

Jesús Román, delegado CQ Massó Zona Noroeste
Los tratamientos preventivos se han revelado eficaces frente a este parásito capaz de
permanecer en el suelo durante largo tiempo, y de reducir la producción hasta en un 30%
La alianza entre productores y departamentos técnicos ha deparado el desarrollo de herramientas altamente eficaces para proteger el cultivo de la patata frente al ataque de parásitos como la Rhizoctonia solani. No se trata de una cuestión en absoluto baladí, puesto que este hongo, que puede permanecer en el suelo de nuestras fincas durante largo tiempo, es capaz de infligir severas mermas a nuestra producción: se han registrado disminuciones en el rendimiento por hectárea de en torno al 25-30% en explotaciones de Castilla y León. Muchos kilos, si tenemos en cuenta que Castilla y León obtiene las mayores producciones de la Unión Europea.

Sabemos de la Rhizoctonia solani que es un hongo parásito y saprófito, que ataca principalmente tejidos jóvenes y cuyo desarrollo se ve favorecido especialmente en suelos húmedos y frescos.

Sintomatología

Las plantas afectadas presentan marras en el momento de la nascencia del cultivo, con su posterior debilitamiento y, como consecuencia, el mencionado menor número de patatas por planta.

También presenta chancros pardos ligeramente hundidos en el tubérculo y en los tallos, que pueden manifestarse a ras del suelo o bajo la superficie visible del tallo.

Esto afecta directamente al cultivo de la patata debido a un retraso en la tuberización, lo que afecta no solo al número de tubérculos, sino también a su calibre. También con repercusiones negativas en cuanto a malformaciones y calidad de la patata.

Una de las formas de atacar a este hongo es mediante fungicidas de contacto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que dejan bastante desprotegidas las zonas de crecimiento, y que además son lavados fácilmente por el agua de lluvia y los riegos.

Fungicida sistémico

Frente a esa vía aparecieron elementos como el flutolanil, una molécula fungicida especializada para combatir el hongo de la ‘rhizoctonia solani’ y otros basidiomicetos en el cultivo de la patata. A diferencia de otras formulaciones presentes en el mercado de los fitosanitarios, el flutolanil tiene sistemia ascendente, además de una persistencia de vida media, de más de cuatro meses en el terreno y el cultivo.

Esto hace que un producto como el Moncut SC (con flutolanil al 45,6 %) sea un fungicida único en el cultivo de la patata por su persistencia y modo de actuación.

El Moncut 50 PM llevaba años en el mercado y recientemente se ha presentado con una formulación nueva, líquida, que lo hace más atractivo para el manejo, según la opinión de muchos profesionales de la patata de Castilla y León.

La nueva presentación viene en envase de un litro, al ser una concentración muy similar al Moncut 50%. De hecho, la dosificación prácticamente no varía en cuanto al producto en forma líquida, ya que este viene al 45,6%.

Cómo funciona

Moncut SC actúa sobre el complejo enzimático del hongo encargado de la respiración. Colapsa el desarrollo de las hifas y previene la penetración del hongo en la planta.

Gracias a su sistemia, alcanza las zonas afectadas del cuello de la planta, donde la enfermedad ataca de forma preferente.

El Moncut SC trabaja por contacto y mediante sistemia ascendente. Posee una larga persistencia y no afecta a la germinación ni al posterior desarrollo de la plántula.Resulta estable en suelos entre pH 3-11 y es resistente a la luz ultravioleta, además de respetuoso con el medio ambiente.

En definitiva, tiene en el mercado una más que merecida aceptación y su uso es sinónimo de buena cosecha y ausencia de enfermedades en el cultivo de la patata. Hay que prevenir esta enfermedad anticipándose a ella y con la aplicación del Moncut SC estaremos protegidos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img