spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 2, 2022
spot_img
InicioPatataEl sector se conjura para asegurar la rentabilidad de la patata

El sector se conjura para asegurar la rentabilidad de la patata

La localidad vallisoletana de El Carpio acoge el viernes 7 de febrero las II Jornadas de la Patata, organizadas por el suplemento CAMPO con el objetivo de avanzar en una meta histórica del sector: la de asegurar la rentabilidad de un cultivo cuyos gastos de producción superan los 4.000 euros por hectárea.
La localidad vallisoletana de El Carpio acoge el viernes 7 de febrero las II Jornadas de la Patata, organizadas por el suplemento CAMPO con el objetivo de avanzar en una meta histórica del sector: la de asegurar la rentabilidad de un cultivo cuyos gastos de producción superan los 4.000 euros por hectárea.

El encuentro analizará las claves de una producción emblemática de Castilla y León, que el año pasado ocupó 20.314 hectáreas hectáreas en la comunidad y que supone la segunda producción agrícola regional por valor generado. Son casi 5.000 los agricultores que apuestan por este cultivo y la elección de El Carpio para la jornada no es casual, puesto que es el municipio de Castilla y León cuyos agricultores dedican más hectáreas a la patata.

La cita del 7 de febrero servirá para defender la patata local frente a la de importación y analizará diferentes fórmulas para reforzarla, sobre todo las que pasan por las técnicas de refrigeración y conservación. Hasta la fecha, los productores franceses vienen inundando el mercado español con su excedente, conservado en las condiciones que exige la demanda, aunque con una calidad inferior a la patata española. La estrategia de los productores locales debe basarse en instalaciones de conservación que alarguen la vida del tubérculo y puedan mantener una posición de fuerza a la hora de venderlo.

También se analizarán otros aspectos esenciales para garantizar el futuro del cultivo, desde los gastos de producción y las buenas prácticas en las diferentes fases del cultivo hasta un análisis crítico de la cadena de valor.

Las sesiones contarán con la presencia de numerosos agricultores (el año pasado se dieron cita más de 300) y en ellas tomarán la palabra todos agentes y empresas relacionados con la patata, a través de cuatro mesas redondas y una ponencia técnica. Más de treinta compañías y entidades vinculadas a la agricultura apoyan la convocatoria como patrocinadores.

Un producto rentable

El programa de la jornada cuenta con una mesa redonda dedicada a las claves de la producción, en la que analizarán diferentes aspectos en los que todavía se puede mejorar para hacer de la patata un producto más rentable y competitivo. Los participantes pondrán el foco en el papel que desempeña la maquinaria en el proceso de producción, además de arrojar ideas sobre una correcta fertilización y sobre sanidad vegetal, así como en relación con la importancia de escoger de forma correcta la patata de siembra.

Victorino Martínez, director de Desarrollo y Comunicación de Sigfito, ofrecerá una ponencia sobre sobre la obligatoriedad, introducida el 1 de enero, de que cada agricultor acompañe la gestión de sus cultivos del correspondiente cuaderno de explotación. Se trata de una de las novedades de la PAC, que premia a los agricultores profesionales, respetuosos con las prácticas medioambientales, ya que el documento registrará todos los tratamientos fitosanitarios realizados en cada finca y servirá como base para garantizar la trazabilidad de los alimentos que llegan al consumidor.

Otra mesa redonda girará en torno al uso responsable y eficiente del agua. Servirá para analizar la importancia de que el profesional del campo haga un buen uso de este recurso escaso. También pondrá el foco en la aplicación de la normativa comunitaria sobre agua, con capítulos inminentes como la obligatoria constitución de comunidades de usuarios en relación con las aguas subterráneas.

Para ello, la mesa contará con un representante de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), que explicará la gestión realizada para garantizar la existencia de agua en la cuenca.

Una tercera mesa, sobre mantenimiento y conservación de la patata, servirá para analizar uno de los puntos más débiles del sector frente a la competencia de otros países. En la cuarta y última mesa redonda se estudiará el conjunto de la cadena de valor de la patata, desde la tierra hasta el consumidor.

Primer productor español

Castilla y León es el primer productor de patata de España, tanto en superficie como en rendimientos, y también es el principal proveedor de este producto al mercado nacional, lo que otorga a la comunidad una especial responsabilidad si desea desempeñar un papel relevante a la hora de frenar la llegada de producto desde Francia.

De hecho, el país galo es el principal productor europeo, que tiene en la piel de toro a su principal cliente, aunque en los cuatro últimos años las operaciones han ido descendiendo en número.

El sector ha pagado durante años los platos rotos de su desunión, que ha tenido como consecuencia una cadena poco estructurada y la ausencia de un agente que sirviera de interlocutor con la administración al mismo tiempo que promoviera un cambio en la cultura de la patata: los hogares españoles cada vez consumen menos este tubérculo, sobre todo allí donde hay personas jóvenes, lo que parece una contradicción si tenemos en cuenta la disminución de renta en muchos hogares españoles desde 2008.

Como señalan los servicios técnicos de la Junta de Castilla y León, la patata ha carecido históricamente de una OCM que le haya brindado determinados mecanismos reguladores de su producción y comercialización. Por ello, e comercio de la patata necesita mecanismos de autorregulación que puedan adecuar la oferta a la demanda y que permitan a cada eslabón de la cadena alimentaria obtener parte del valor en función de su aportación.

Por esa razón, el Ejecutivo regional ha aprobado el proyecto de la Ley Agraria de Castilla y León, que aún no ha pasado el trámite de las Cortes y que contempla la creación de organizaciones interprofesionales de ámbito regional.

A corto plazo, la recomendación de la Consejería de Agricultura y Ganadería es planificar las siembras de modo que el agricultor, llegado el verano, pueda realizar los arranques en sintonía con los operadores comerciales. De este modo podrá abastecer los mercados sin precipitarse.
ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img