spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 2, 2022
spot_img
InicioPatataLa menor compra de ‘semilla’ augura un descenso en la superficie de...

La menor compra de ‘semilla’ augura un descenso en la superficie de patata

El sector se mueve entre el miedo a que se repita lo sucedido en Andalucía, donde las siembras han descendido un 20%, y la esperanza de que el agricultor local vea la posibilidad de resarcirse. Algunas voces contemplan la situación como “una oportunidad”

El miedo ha hecho acto de presencia entre los agricultores de la patata, que están posponiendo la decisión de adquirir semilla escaldados por los malos resultados del año pasado, y quizá en espera de que la realidad les dé alguna pista sobre qué camino tomar.
Mientras los productores se lo piensan, las compañías encargadas de distribuir la patata de siembra oscilan entre el miedo a que se repita lo sucedido en Andalucía, donde las superficies han descendido un 20%, y la esperanza de que el agricultor local vea la oportunidad de resarcirse. 

Óscar de Vega, de la cooperativa Aranpino, reconoce que la venta de patata de siembra “va más despacio que otros años”, con un panoramamarcado por los nervios y la incertidumbre. En el sector también hay quien apunta a una reducción de las siembras que llevará a desechar mucha patata de siembra producida en Castilla y León. Quizá el caso sea algo diferente en relación con la patata de la variedad agria, cuya semilla local puede hacerse un hueco por sus precios más bajos, mientras que la semilla llegada de Holanda demuestra menos elasticidad, con dificultad para bajar el precio ante la caída de la demanda. También hay que tener en cuenta que las previsiones son pesimistas para el campo gallego, destino tradicional de abundante patata de siembra de Castilla y León, sobre todo de variedades como kennebec y baraka.

Cierto optimismo

Javier Boceta, de Meijer, lamenta la fuerte caída en la superficie sembrada en Cartagena y Andalucía, donde además el cultivo se está desarrollando con algo de lentitud. En su opinión, el campo de Castilla y León tendrá un comportamiento diferente ya que, aunque se reduzca algo la superficie de siembra, los agricultores son conscientes de que “España sigue necesitando la patata de Castilla y León hasta mediados de noviembre”, que es cuando empieza a llegar la patata de Francia. “El agricultor está sembrando menos porque se pone en el peor escenario posible, pero a nivel global la coyuntura es favorable”, reflexiona. Una de las lecturas positivas que se pueden extraer de lo sucedido el año pasado es que el agricultor va a ser más sensato y “pondrá las variedades más aptas para sus tierras”, sin empeñarse en poner variedades de lavado que tienen un mal comportamiento. Boceta participó en la tercera edición de la Jornada de la Patata, en El Carpio, donde destacó la importancia de la anunciada campaña de publicidad para convencer al consumidor de que la mejor patata es la patata nueva producida en España. “Todo eso sumará y tendremos una campaña positiva”. De hecho, “soy más optimista para Castilla y León que para el sur porque allí se nota mucho la competencia de la patata francesa”.

Por su parte, Cosme Catalán, de la compañía Intersur, señala que las compras de patata de siembra se encuentran algo paradas por la indecisión de los agricultores, que puede llevar a una caída del 20%, como en el sur. En su opinión, esa bajada se dará también en la patata de industria, puesto que el agricultor tiene menos dinero en su cuenta corriente y se sigue temiendo que venga un año tan malo como el pasado. Pese a todo, “existe una oportunidad para la patata en Castilla y León” gracias al descenso de las siembras en Andalucía. “Estamos ante una campaña de la patata que puede ser muy buena”, recalca. 

También prevé un descenso en la superficie Enrique Sanz, gerente de la cooperativa La Carpeña, aunque aún es pronto para cuantificar su importancia. También presente en la jornada del Carpio, advierte de que “una menor siembra no tiene por qué ser una mala noticia”. De hecho, anima al agricultor a sembrar patata, “pero con prudencia”. 

Los intervinientes en la III Jornada Técnica de la Patata incidieron en la necesidad de que el agricultor medite de forma adecuada sobre las variedades que plantará, atendiendo a la aptitud de su suelo pero, sobre todo, a la demanda del mercado. Fueron muchos los llamamientos a ‘sembrar’ las variedades que tengan un comprador. 
También se pusieron esperanzas en la campaña dirigida a defender la patata nacional frente a la de importación y se hicieron votos por la constitución de una organización interprofesional. De hecho, el Gobierno autonómico creó en 2010 la Mesa Regional de la patata de Castilla y León, el órgano de asesoramiento y consulta en los asuntos relacionados con el sector, y acaba de presentar el proyecto de decreto que regula las organizaciones interprofesionales agroalimentarias. 
Ese texto servirá de base para la creación, ya inminente, de la Organización Interprofesional de la Patata, respecto a la cual la consejera Silvia Clemente ha recordado que, al ser “desoída” su propuesta para que esa entidad fuera de ámbito nacional, finalmente se optó por impulsarla a nivel autonómico “como pieza fundamental para que el sector trabaje mejor y los precios se adapten a los costes de producción”.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img