spot_img

La publicación agraria líder

sábado, febrero 4, 2023
spot_img
InicioPatataLa patata, ante el fin de los precios altos en Castilla y...

La patata, ante el fin de los precios altos en Castilla y León

Analizamos la situación actual del sector patatero en la comunidad

Parecen muy lejanos los tiempos en que la  patata se pagaba por encima de los 35 céntimos. El tubérculo francés ha hecho aparición y la ley de la oferta y la demanda se ha encargado de bajar los precios, que se sitúan entre los 13 y los 22 céntimos el kilo en función de las variedades. En la provincia de Valladolid la agria se está vendiendo a 22 céntimos y en Segovia, la agria y la monalisa tenían ese mismo precio esta semana. Entre ambos territorios, en Campaspero, Rubén Arranz ha pasado de vender su patata a 29 céntimos hasta los 22 actuales. La variedad que recibe ese precio es la Voyager.

Finaliza el recorrido la tabla de precios de la Lonja de León, donde la agria cotiza a 25 céntimos y la jaerla a 21. A 22 céntimos se apuntan la red scarlett, la Desirée y la Asterix. Desde la entidad se señala que la bajada generalizada de precios obedece a un proceso de concentración del arranque, con una oferta muy numerosa que aprovecha el comprador.

A la provincia de Valladolid le queda entre un 15 y un 20% por recoger, mientras que la otra gran productora, Salamanca, aún tiene la mitad de la patata enterrada.

“Se han cumplido las previsiones y ahora mismo el 70% de la patata que se consume en España es de procedencia francesa; es lo que ha llevado al precio hacia abajo”, apunta el presidente de Asopocyl, José Ramón Aguado.

Según su análisis, la patata de Castilla y León ha permanecido con un precio muy alto durante mucho tiempo, “lo que ha permitido entrar al exportador francés, que se ha llevado al comprador nacional, cansado de esperar una bajada en la patata de la comunidad”. “De modo que el año empezó con precios de récord y ahora mismo podría haber un final desastroso”, lamenta.

Para él, “podemos decir que vender la patata de Castilla y León va a llevar trabajo. Ahora mismo se vende, pero a un ritmo muy inferior”. “Esta situación no se habría dado si funcionara la interprofesional de la patata”, advierte Aguado.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img