spot_img

La publicación agraria líder

jueves, diciembre 1, 2022
spot_img
InicioPatataProductos para sanidad vegetal en patata

Productos para sanidad vegetal en patata

INSECTICIDAS (escarabajo, pulgón, pulguilla, gusano gris, polilla, etc.)

Los insectos que atacan las plantas hortícolas se dividen en tres grupos: los chupadores, los masticadores y los perforadores.

Los chupadores se alimentan de los jugos de las plantas absorbiéndolos. El daño se manifiesta en hojas y tallos amarillentos, marchitos y enrizados.

Los masticadores dejan agujeros en las hojas, en las flores o en los frutos, mientras que los perforadores penetran en las plantas. Estas plagas perforan el tallo de la planta o minan túneles angostos dentro de la hoja, el fruto y la raíz.

Cuando los insectos comen parte de una planta dejan agujeros en las hojas y también dejan residuos cerca del lugar donde se alimentaron. Estos residuos pueden ser un jarabe azucarado, gránulos, material parecido al aserrín o excrementos oscuros húmedos. Los síntomas no se manifiestan cuando las plantas contraen enfermedades. Las plantas infestadas por insectos se atrofian o se achaparran.

Las pupas del escarabajo de la patata pasan el invierno enterradas y regresan en primavera como adultos. La plaga se extiende por el vuelo de los adultos y porque, además, se adhieren a plantas, envases y tubérculos. Pueden devorar toda la parte aérea de la planta hasta dejar solo los tallos. El momento más vulnerable de la plaga es cuando los adultos aún no han hecho la puesta, de manera que hay que tratar en cuanto se observan larvas pequeñas.

El gusano gris ocasiona daños tanto a la planta como al tubérculo. Las larvas son muy voraces. Se alimentan por la noche destruyendo la zona del cuello del tallo, de manera que la planta muere inmediatamente.

El pulgón es un vector habitual en la transmisión de enfermedades en la patata. También causa daños por su actividad alimenticia, por la extracción de savia y por la contaminación con hongos a través de su estilete.

Daskor 440  (ARYSTA)

Nuevo insecticida a base de cipermetrina y metil-clorpirifos, con una alta eficacia y efecto de choque en control de insectos chupadores y masticadores, registrado para control de escarabajo y pulgones. El efecto sinérgico de sus dos ingredientes permite el control de larvas y adultos.

Novodor ( KENOGARD)

Novodor es un insecticida biológico que contiene el microorganismo Bacillus thuringiensis subsp. tenebrionis, eficaz contra las larvas del escarabajo de la patata.

Actúa por ingestión con un modo de acción único, y es compatible con los principales insectos auxiliares y polinizadores. Es biodegradable y no deja residuos. Utilizable en agricultura ecológica.

AIKIDO (SAPEC agro)

Insecticida piretroide que actúa por contacto e ingestión en diversas plantaciones y cultivos. Formulación microencapsula, ofreciendo seguridad al aplicador al no entrar en contacto con su principio activo durante la aplicación. Además las microcapsulas ofrecen una exposición progresiva del lambda chialotrim en los cultivos. Actúa contra escarabajo y gusanos grises.

Ampligo (Syngenta)

Insecticida de aplicación foliar para el control de orugas de lepidópteros en algunos cultivos hortícolas al aire libre. En patata está indicado contra el escarabajo y la polilla. Su formulación (ZC) resulta de la mezcla de la suspensión de cápsulas (SC) de Lambdacihalotrin y una suspensión concentrada (SC) de Clorantraniliprol. Ampligo tiene un amplio espectro de acción contra plagas en cultivos al aire libre y combina un potente efecto de choque con un prolongado efecto insecticida.

OTROS (desecantes)

Cuando los precios de la patata son adecuados para obtener rentabilidad siempre puede surgir la duda entre dejar acabar el ciclo a la planta, lo que supone un considerable aumento en cuanto a la producción, o ‘quemarla’ con algún desecante para poder arrancar lo antes posible y asegurar esos precios, a pesar de obtener menos en kilos.

Sin entrar a valorar estas consideraciones, ya que cada agricultor ha de sopesar los pros y los contras, así como las características de cada explotación, sí merece la pena subrayar una serie de recomendaciones para todo aquel que decida quemar sus patatas.

Lo primero que el productor debe tener en cuenta es que la planta esté acercándose al final de su ciclo vegetativo. Ha de observar que la planta esté mustia, amarillenta, o como se dice en algunas comarcas, que la planta se esté entregando. Es en ese momento cuando resulta posible aplicar un tratamiento para acelerar el proceso de secado del cultivo y su posterior arranque para llevarlo al mercado.

Spotlight Plus (FMC)

Puede ser empleado para el control de rebrotes de especies leñosas y como desecante en patata. El producto actúa por contacto sin dejar residuos en el tubérculo. Para una actividad desecante óptima, evitar la aplicación en condiciones climáticas extremas: sequía o humedades excesivas, temperaturas elevadas o humedad del aire demasiado baja. No aplicar al atardecer. No aplicar en cultivos de patata afectados por ataques fuertes de peronospora.

FUNGICIDAS (mildiu, alternaria, etc.)

Resulta de primordial importancia prevenir y curar las enfermedades de la patata en el campo. La rentabilidad del cultivo está en juego.

El mildiu (Phytophthora infestans de Bary) es una de las enfermedades más importantes de la patata y, por lo tanto, también de las que más pérdidas económicas ocasiona. El culpable es un hongo cuyas esporas permanecen durante años en el suelo. El hongo inverna en tubérculos infectados, pero también los restos amontonados del cultivo son fuente de las infecciones, que generalmente se producen en las primeras fases del cultivo de la patata.

La alternaria está originada por el hongo Alternaria solani Afecta a los tallos y hojas de la planta, y en menor medida a los tubérculos. La infección suele empezar en forma de manchas circulares (que se oscurecen según van creciendo) en las hojas inferiores. Para un diagnóstico correcto es conveniente el apoyo del informe de un técnico o de un laboratorio.

Dimix (ARYSTA)

Antimildiu con acción preventiva, curativa y antiesporulante, de efecto sistémico y translaminar. Este fungicida de Arysta inhibe la síntesis de ergosterol. Sus principales beneficios son su eficacia, seguridad y flexibilidad en el momento de aplicación al cultivo de la patata.

Volare (BAYER)

Fungicida a base de fluopicolida y propamocarb para el control de mildius en hortícolas y patata.

Su nuevo modo de acción con fluopicolida, de excepcional nivel de eficacia, junto con el de propamocarb de probada eficacia tradicional, constituye una potente herramienta para controlar mildiu, en tallo, hojas y tubérculos.

Consento (BAYER)

Fungicida a base de fenamidona y propamocarb para el control de mildiu y con efecto preventivo de alternaria en patata. Incorpora un nuevo grupo de acción fungicida que supone un potente antimildiu en tallos, hojas y tubérculos.

Permite realizar una estrategia de alternancia de productos para la prevención de mildiu sin poner en riesgo la eficacia.

Galben M (FMC)

Fungicida sistémico muy eficaz contra Oomicetos (mildius), dotado de una particular actividad contra sus esporas y micelios. Actúa contra el patógeno desde el exterior y el interior de la planta tratada, asegurando así una eficaz defensa.

En patata , dosis de 0,2-0,25% y un plazo de seguridad de siete días. Realizar un máximo de tres aplicaciones por campaña, a intervalos de 7–14 días.

Leimay (KENOGARD)

Antimildiu de fijación a la cutícula con alto efecto preventivo y un gran poder antiesporulante.

Eficaz en la inhibición de la germinación de zooesporas y zooesporangios, incluso a concentraciones muy bajas.

Excelente persistencia a lo largo del tiempo. Su fijación a las ceras cuticulares proporciona elevada resistencia al lavado por lluvia. Registrado en patata, tomate y berenjena al aire libre, viña, lechuga.

Sponsor MZ (MASSÓ)

Fungicida antimildiu sistémico y de contacto compuesto por dos materias activas: metalaxil y mancoceb. En patata hay que aplicar a la dosis de 0,2 a 0,3% contra mildiu, alternaria y antracnosis. No realizar más de tres tratamientos por campaña, prosiguiendo si fuera necesario con fungicidas de contacto como Cobreline Triple.

Cobre Nordox 75 (MASSÓ)

Fungicida cúprico de acción preventiva con un alto contenido en cobre metal, (75% de óxido cuproso) dotado de una alta eficacia, persistencia y adherencia.

El producto está formulado en gránulos dispersables en agua para mayor seguridad del aplicador.

En patata está especialmente indicado para el control del mildiu además de ejercer como un gran bactericida en general.

CEREMONIA 25 EC (SAPEC agro)

Es un fungicida sistémico de amplio espectro, de acción preventiva y curativa. Tiene una rápida penetración dentro de la planta de forma translaminar, presentando una sistemia local.

Protege el cultivo de la patata contra alternaría. Así, contra la alternaria la dosis es de 500-800 cc/ha, con un plazo de seguridad de 30 días.

RIDOMIL GOLD MZ PEPITE (Syngenta)

Por su alta sistemia en la planta y eficacia contra el mildiu, Ridomil Gold MZ Pepite es ideal para las fases iniciales del cultivo. La tecnología Pepite, exclusiva de Syngenta, hace que el producto sea de más fácil manejo, más seguro y más eficaz.

Este fungicida lleva dos sustancias activas con modos de acción diferentes y complementarios: Mefenoxam (fenilamida) y Mancozeb (ditiocarbamato).

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img