spot_img

La publicación agraria líder

jueves, agosto 11, 2022
spot_img
InicioPortada APPAsí avanza Itacyl en la optimización energética y de uso del agua

Así avanza Itacyl en la optimización energética y de uso del agua

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) desarrolla una importante labor para optimizar la gestión del riego, con el objetivo de reducir el consumo de agua y energía. Se busca la máxima eficiencia de equipos e instalaciones, con una apuesta clara por los sistemas de automatización y telecontrol, con riego a baja presión

Una de las preocupaciones del regante en este inicio de año es el aumento de los costes de producción, generados principalmente por el precio de la energía. En este contexto de incremento de gastos, la modernización de las explotaciones tiene un papel fundamental.

“En las zonas con aguas superficiales modernizadas el coste energético supone entre un 20 y un 30% del total, frente al 70% en las zonas que se riegan con aguas subterráneas no modernizadas”, explica Miguel Ángel García, Jefe de Área de Desarrollo Tecnológico de Itacyl, quien participó en el primer Congreso sobre Regadío de Aguas Subterráneas.

En cuanto al uso del agua, señala como solución que “es necesario que se realice una planificación de la gestión integral de los recursos, incrementando las disponibilidades de recurso y garantizando la satisfacción de las demandas en armonía con el medio ambiente”.
La energía fotovoltaica se ofrece como una solución de optimización energética.

En CyL 382.064 hectáreas se riegan con agua superficial, mientras 162.000 se riegan con subterránea

“Es la respuesta porque te permite regar cuando no está permitido hacerlo con la energía convencional”. Entre sus beneficios destaca que, en una situación energética tan incierta como la actual, el regante puede prever el gasto que tendrá en los próximos años.

Castilla y León dispone del 12,10% de la superficie de regadío en España, lo que la convierte en la tercera comunidad de España, solo por detrás de Andalucía y Castilla-La Mancha. 382.064 hectáreas se riegan con agua superficial, mientras que 162.000 se riegan con agua subterránea.

Son cifras que no dejan de crecer puesto que, entre 2002 y 2020, 48.945 hectáreas se han convertido en regadío, mientras que en el mismo periodo se han modernizado 116.452 hectáreas. De este modo, la optimización de los recursos ha permitido aumentar el 19% la superficie de riego en Castilla y León entre 2008 y 2020, al mismo tiempo que se reducía el agua consumida en un 30%, destaca García.

Optimizar la gestión

Itacyl ha desarrollado una labor importante para optimizar la gestión del riego. Las actuaciones se desarrollan en tres fases. En la etapa de planificación se debe realizar una gestión integral de los recursos, incrementando la disponibilidad de agua y garantizando la satisfacción de las demandas en armonía con el medio ambiente.

También se busca la implicación de los usuarios mediante el aumento de la conciencia participativa para fomentar el uso compartido. Por ejemplo, mediante la constitución de comunidades de usuarios.

Itacyl ha ensayado distintos modelos de emisores de baja presión en maíz, patata y remolacha

En la elaboración del proyecto se busca la máxima eficiencia de los equipos e instalaciones. En cuanto a los equipos empleados, se apuesta por los sistemas de automatización y telecontrol, con sistemas de riego a baja presión. Además, la tecnología actual permite la monitorización, con el control del estado hídrico del suelo y el cultivo mediante sondas.

Por último, en la fase de explotación del recurso Itacyl aboga por monitorizar de forma continua los niveles piezométricos, así como por el correcto mantenimiento de los equipos e instalaciones, al mismo tiempo que se confía en las nuevas tecnologías para mejorar la gestión y recibir asesoramiento en la toma de decisiones, como en el caso de Sativum, el desarrollo informático que permite gestionar información de parcelas agrícolas.

Se asienta sobre tres pilares: acceso a datos sobre el suelo, el clima y el cultivo a escala de parcela; ayuda en la toma de decisiones sobre fertilización y riego, y simplificación de la relación entre el agricultor y la consejería.

Medidas para optimizar agua y energía

Los objetivos a medio plazo para optimizar el uso del agua y la energía incluyen sustituir las aguas subterráneas por las superficiales, con incrementos en la capacidad de regulación.

También reducir el consumo de agua y energía mediante el apoyo al regadío eficiente, al mismo tiempo que se reduce el coste de la energía mediante la optimización de energías renovables. Al mismo tiempo, se apuesta por el empleo de herramientas tecnológicas que permitan monitorizar el tiempo atmosférico, el suelo y la planta.

Nuevas técnicas y sistemas de riego

Itacyl ha puesto en marcha el proyecto de ‘Experimentación en riego de baja presión y aplicación de nuevas tecnologías en los cultivos de regadío de Castilla y León’.

El objetivo es ensayar distintos modelos de emisores de baja presión para comprobar el comportamiento de los cultivos ante dos escenarios: riego con presión estándar de 3,5 kilos por centímetro cuadrado frente al riego a baja presión de 2 kilos por centímetro cuadrado.

El proyecto ha trabajado sobre parcelas de maíz, patata y remolacha, con una experiencia que ha demostrado que la disminución de 1,5 kilos por centímetro cuadrado puede suponer que la potencia que se necesita contratar disminuye entre el 20 y el 30%.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img